Inicio Actualidad Receta de Terroríficos cupcakes de Halloween sin gluten

Receta de Terroríficos cupcakes de Halloween sin gluten

Estos cupcakes de Halloween sin gluten son perfectos para celebrar una serie de momentos especiales. Los cupcakes son una especie de magdalena que se caracteriza por una sencilla masa de bizcocho que disfruta de una serie de privilegios. Al igual que los muffins suele tener una superficie cubierta de una crema de mantequilla que hace de este pequeño bocado un placer en todos los sentidos. La decoración de estos cupcakes será un poco más atrevida, le daremos una temática de Halloween, en este tipo de dulces la apariencia lo es todo. Atrévete con unos cupcakes perfectos para cualquier fiesta, toma nota de éstos sin gluten mucho más saludables.

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 200 gr de azúcar
  • 110 gr de mantequilla
  • 125 gr de harina sin gluten
  • 120 ml de leche
  • 1 cucharadita de levadura
  • 2 cucharadas de azúcar avainillado
  • Fondant de colores o neutro (blanco)
  • Colorantes alimentarios en gel

Cómo preparar terroríficos cupcakes de Halloween sin gluten

  1. Vamos a empezar esta receta preparando la harina sin gluten. Lo ideal es emplear una de maíz que será mucho más fácil de conseguir, con un poco de maicena conseguiremos darles a estos dulces la textura que necesitarán.
  2. Como son pequeños bizcochitos que se cocinan y preparan muy rápidamente, el otro elemento clave será el horno. Lo pondremos a 180º para que esté listo a la hora de recibir nuestros cupcakes.
  3. Ponemos en un bol la mantequilla con el azúcar. La mantequilla mejor que esté a temperatura ambiente. Batiremos hasta conseguir una masa pálida homogénea, en ese momento incorporamos la leche sin dejar de remover.
  4. Llega el turno de la harina la incorporamos tamizada para que no se formen grumos y nos quede una masa más fina. Tendremos lista la base de los cupcakes.
  5. Los ponemos en sus cápsulas o moldes de cupcakes engrasados. Hornearemos a 180º durante unos 20 minutos hasta que estén listos.
  6. Con los cupcakes en el horno preparamos el fondant. Le daremos un color naranja gracias al colorante alimentario. Con el rodillo de cocina lo extenderemos y haremos la decoración adecuada. Este complemento de los cupcakes es mucho más fácil de manipular de lo que parece. Con varios trozos de colores que podemos cortar a medida iremos preparando la decoración.
  7. Retiramos los cupcakes del horno y los sacamos del molde. Esperaremos que se enfríen para cubrirlos con el terrorífico fondant que hemos preparado. La imaginación es el límite en este dulce que es perfecto para cualquier celebración infantil llena de magia.