Recuperado en Susqueda el coche de los dos jóvenes desaparecidos

La búsqueda de los dos jóvenes desaparecidos sigue con todas la shipótesis abiertas. Los equipos de emergencias reflotaron ayer su Opel Zafira del pantano de Susqueda, en Osor (La Selva). La ventanilla del conductor estaba abierta y de su interior salieron, entre otras cosas, documentación, ropa y sacos de dormir. Los investigadores mantienen abiertas todas las hipótesis y anoche los Mossos d’Esquadra pidieron la colaboración ciudadana para lograr nuevas pistas.

A las nueve de la mañana arrancó ayer el dispositivo conjunto entre Mossos d’Esquadra y Bomberos de la Generalitat, con decenas de efectivos, para reflotar el Opel Zafira azul en el que Marc H. L. de 23 años y vecino de Premià de Mar y Paula M. P de 21 y de Arenys de Munt salieron en dirección a Susqueda para hacer una ruta en kayak.

El domingo se halló el kayak en el agua medio deshinchado y lunes por la noche un equipo de buzos de los Bomberos localizó el vehículo a siete metros bajo el agua, cerca de una especie de playa del embalse situada en el Coll Palomera en la serra de Morers, a poco más de una milla del embarcadero. Los investigadores creen que el coche circuló hacia el agua ya que dejó unas roderas y una vez dentro cayó por un bancal.

El vehículo se frenó a siete metros de profundidad al chocar con un saliente de roca, pero en la zona la profundidad del pantano alcanza cerca de 25 metros.

En la inspección del vehículo se halló la ventana del conductor abierta y numerosos objetos en su interior, desde bolsas de patatas, restos de comida, sacos de dormir, ropa y un palé, ya que los asientos traseros estaban abatidos y el coche estaba preparado para dormir en su interior. Durante la inspección el maletero se abrió y gran parte de los objetos que había en el interior quedaron flotando en la superficie. Los efectivos de emergencias recogieron todo el material y se lo llevaron para analizarlo. Entre lo recuperado había la cartera de la chica y otros documentos de ambos jóvenes.

Los bomberos lograron reflotar el vehículo tras horas de trabajo con cuatro grandes globos con fuerza para levantar 500 kilos cada uno. Antes lo habían intentado utilizando una retroexcavadora, pero el terreno cedió y la máquina atrapada en el fango.

Finalmente, para sacar el coche del agua, fue necesario un grueso cable de acero tirado por un todoterreno de los Mossos con la ayuda de los bomberos. Una vez fuera, dos agentes de policía Científica de los Mossos hicieron una inspección ocular y fotografiaron todo lo que han considerado relevante para la investigación.

Sobre la posible aparición de una piedra atada al cambio de marchas o al acelerador, apuntada en algunos medios, el jefe de Intervención de la región de emergencias de Girona, Jordi Marqués, manifestó: “Todo esto no se puede corroborar ni decir porqué todas las informaciones que vamos teniendo no van en este sentido. Tenemos que esperar que cualquier información para darla como válida y verídica venga de los Mossos”.

A pesar que ha asegurado que mañana seguirá la búsqueda sólo por el agua, Marqués recordó que “los Mossos mantienen abiertas todas las hipótesis”.

Loading...