Inicio Actualidad Reguilón se gana el respeto

Reguilón se gana el respeto

Sergio Reguilón salió a la zona mixta del Santiago Bernabéu tras el duelo que midió al Real Madrid y al Valladolid y dejó a todos los periodistas impresionados. Igual que había hecho unos minutos antes sobre el césped de Chamartín con los aficionados. Regui, el chico normal que está cumpliendo un sueño, ha decidido que ha llegado la hora de derribar la puerta blindada del primer equipo blanco.

Nada más ponerse ante los micrófonos de las radios le decían que había sido el mejor del partido. “¿Quién, yo?”, respondía sorprendido. Sí, tú, le podrían haber dicho y no hubiese sido faltar a la verdad. Reguilón fue el mejor jugador del once titular del Real Madrid junto a otro joven que quiere empezar a hacerse un sitio como es Álvaro Odriozola. El madrileño suplió a la perfección la ausencia de Marcelo en el lateral derecho. Y esto hay que agradecérselo a un Santiago Solari que confió en él.

El entrenador argentino le conoce perfectamente y no dudó en ponerle como titular por segunda vez consecutiva. En Melilla estuvo bien, pero la cita importante es la que tenía que vivir en el Santiago Bernabéu. Y esa prueba la pasó con matrícula de honor. Fue contundente y rápido en defensa y acertado siempre que se tuvo que sumar al ataque. Hizo lo que se puede definir como un auténtico partidazo.

Reguilón tiene por delante dos pruebas más para seguir demostrando sus facultades. El miércoles vuelve la Champions y Regui tiene muchas posibilidades de ocupar el flanco zurdo ante el Viktoria Plzen. Al igual que el próximo fin de semana cuando los blancos tengan que medirse al Celta en Balaídos. Luego, llegará el parón, volverá Marcelo y quién sabe si seguirá Solari como técnico madridista, pero lo que es seguro es que el club tiene en su figura uno de esos canteranos decididos a hacerse un sitio.

De Las Gaunas al Bernabéu

En la primera temporada de Solari como entrenador del Castilla, Reguilón jugó cedido en el Logroñés, donde ya había estado media temporada un año antes, hasta que Zidane dio el salto al primer equipo y Ramis reclamó su vuelta. En Las Gaunas maduró y se terminó de formar. El año pasado en el filial madridista fue un fijo para el entrenador argentino. Uno de los hombres fuertes del vestuario. Lopetegui llegó y no dudó en llevárselo a la gira americana.

Aunque él tenía sumido que iba a tener que salir cedido a otro club para demostrar, aprovechó al máximo la oportunidad y se ganó a base de calidad y constancia una ficha en ‘su’ Real Madrid. Porque Regui es un aficionado que juega en el equipo. Lo sufre y lo disfruta igual que aquel que se sienta en el graderío domingo tras domingo. Sergio es un madridista con el privilegio de poder jugar al fútbol que lleva defendiendo la blanca más de una década en todas las categorías. Y pocas cosas pueden gustar más por Concha Espina.

“Yo soy así, soy natural y me sale celebrarlo como un aficionado más”, aseguraba ante unos periodistas que, literalmente, flipaban con el desparpajo del canterano. Reguilón ya ha demostrado sus credenciales y es, sin duda, una de las mejores noticias que ha vivido el Real Madrid en los últimos tiempos.