Renzi dimite sin aclarar su futuro y pide formar un Gobierno de responsabilidad

Matteo Renzi propone que se forme en Italia un “gobierno de responsabilidad
nacional”, con todos -o casi todos- los partidos. Si esa oferta no se acepta, está de acuerdo en ir a elecciones anticipadas cuanto antes, después de que se modifique la actual ley electoral. El primer ministro dimisionario ha expuesto su visión ante la dirección del Partido
Demócrata (PD), poco antes de ir al Quirinal para oficializar su renuncia ante el presidente de la República, Sergio Mattarella.

Renzi formalizó su dimisión como primer ministro de Italia ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, después de que el Senado haya aprobado la Ley de Presupuestos para 2017. Mattarella comenzará este miércoles con las consultas para nombrar a un sustituto al frente del nuevo gobierno técnico. Así lo informó el secretario general de la República italiana, Ugo Zampetti, en una breve comparecencia ante los medios. Zampetti explicó que Mattarella “ha invitado al Gobierno a permanecer en funciones para el manejo correcto de los asuntos corrientes”.

“Ley de presupuestos aprobada. A las 19 (hora local), formalizo mi dimisión. Gracias a todos y viva Italia”, dijo el primer ministro en un mensaje publicado en su perfil oficial de Twitter horas antes.

En su comparecencia previa Renzi no ha aclarado si se retirará de la política, al menos temporalmente, o si optará a seguir liderando el PD y a presentarse a los próximos comicios. La cuestión interna del partido debe discutirse, según él, después de que se haya resuelto la crisis de gobierno. Ha aventurado que “será un paso duro”. No se le ha visto abatido, sino al contrario.

“El PD no teme a la democracia; no tiene miedo al voto”, ha dicho Renzi, aunque ha dejado bastante claro que, en vez de elecciones en cuestión de meses, preferiría un gobierno de unidad nacional que pudiera alargarse más y hasta agotar la legislatura, en febrero del 2018. Sin embargo, ha advertido que no aceptará que la actual mayoría se siga haciendo cargo del Ejecutivo mientras los otros libran una guerra de guerrillas diaria. O todos aceptan estar dentro, por responsabilidad, o se va a las urnas.

El mensaje iba dirigido, claramente, a Silvio
Berlusconi y Forza
Italia, quienes pueden no estar interesados en elecciones inmediatas. Berlusconi aún confía en que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anule su condena por fraude fiscal y pueda concurrir de nuevo como candidato. A ‘il Cavaliere’, por tanto, le convendría esperar unos meses.

Hay un factor que ciertamente no es de alta política pero que, en la práctica, bien podría influir en la duración de este gobierno provisional. Si la actual legislatura terminara antes del 15 de septiembre, los parlamentarios que fueron elegidos por primera vez en las últimas elecciones no cobrarían pensión porque no habrían ocupado sus escaños el mínimo de días establecido por la ley. El actual furor de algunos por ir a elecciones cuanto antes quizás se moderará, aunque nadie reconocerá la verdadera razón.

La crisis política en Roma quitó brillo, en parte, a la fiesta social en torno a la gala de inauguración de la temporada de La Scala, en Milán. El presidente de la República, personalidad fija en el palco de honor en un día como ayer, y varios ministros que pretendían acudir al espectáculo, hubieron de quedarse en la capital. El ‘teatrino’ de la política romana se impuso esta vez al teatro con mayúsculas en uno de los grandes templos líricos del mundo.

Renzi deja el cargo tras su fracaso en el referéndum constitucional del domingo pasado. Anunció su dimisión el mismo domingo y el lunes se la presentó a Sergio Mattarella, pero éste le pidió continuar en el cargo hasta que las cuentas para el próximo ejercicio se aprobaran.

Las cuentas, aprobadas por el Senado

El Senado de Italia aprobó este miércoles los Presupuestos Generales para 2017. Las cuentas recibieron 173 votos a favor, 108 en contra y ninguna abstención y se sometieron a una cuestión de confianza para abreviar el proceso, pues esta impide el debate parlamentario y las enmiendas.

Los presupuestos prevén para 2017 una bajada de impuestos cifrada en 23.500 millones de euros, un aumento de las pensiones más bajas de entre 30 y 50 euros mensuales, 2.000 millones más en Sanidad y una mayor financiación para las pequeñas y medianas empresas. Se pronostica un déficit público del 2,3% del producto interior bruto, a pesar de los llamamientos de Bruselas a reducirlo, y un crecimiento económico del 1%, una décima más que las previsiones de la Unión Europea.

Más información

Después de la dimisión de Renzi

Mattarella comenzará este jueves una ronda de consultas para tratar de designar un nuevo Gobierno de transición con el objetivo principal de impulsar una ley electoral según la cual se puedan convocar elecciones generales.

El presidente debe nombrar a un nuevo primer ministro, que debe ser confirmado por ambas cámaras del Parlamento. El favorito para reemplazar a Renzi es el ministro de Economía y Finanzas, Pier Carlo Padoan. También se habla del presidente del Senado, Pietro Grasso, y el ministro de Transporte, Graziano Delrio.

Italia podría tener que celebrar elecciones anticipadas. El actual Parlamento fue elegido en febrero de 2013 por cinco años. Un año después Renzi fue nombrado jefe de Gobierno, después de que Enrico Letta dejara el cargo.

Los distintos partidos políticos diseñan sus estrategias de cara a esta nueva etapa, divididos entre los que prefieren realizar una ley electoral y después celebrar elecciones y los que reclaman unos comicios cuanto antes y con la ley actual.

Tras conocerse el resultado del referéndum, los primeros en pedir elecciones anticipadas fueron el euroescéptico Movimiento 5 Estrellas y la xenófoba Liga Norte. El Movimiento 5 Estrellas, encabezado por el cómico Beppe Grillo, tiene un 30% de apoyo en las encuestas, muy cerca pero todavía por detrás del PD de Renzi. La Liga Norte tiene un 10% de apoyo en los sondeos. El PD y sus socios de coalición cuentan con una sólida mayoría en el Parlamento.

Loading...