Inicio Actualidad Riqui Puig: “Ha sido como si jugase al FIFA de la Play”,...

Riqui Puig: “Ha sido como si jugase al FIFA de la Play”, por Emilio Pérez de Rozas

Mientras Denis Suárez reclamaba más minutos en el equipo titular o, de lo contrario, pensará en irse; mientras Malcom sufría una nueva lesión en su tobillo de siempre; mientras Aleña demostraba, sí, tener nivel suficiente, como siempre pensó Ernesto Valverde, para asentarse en el primer equipo, Riqui Puig, la última joya de La Masia, de 19 años y 1,69 de estatura, se convertía, por su desparpajo, sabiduría futbolística, arte y precioso y preciosista pase de gol a Suárez, se convertía en el gran protagonista del choque copera en el Camp Nou, donde se citaron más de 76.000 entusiastas azulgranas.

Cuando le preguntaron a Puig qué sensaciones tuvo nada más pisar el césped del ‘estadi’ y debutar con la camiseta culé en partido oficial, el muchacho, impecablemente vestido, con su camiseta blanca, soltó, con esa vocecita que tiene de niño pequeño: “La verdad, parecía el FIFA (juego de la PlayStation de fútbol), pues veía a todo el mundo corriendo, pero enseguida me he dado cuenta de que era la realidad y he intentado pasármelo bien como haría un niño pequeño”.

Y, sí, en todas sus declaraciones postpartido, Puig, que es perfectamente consciente de que sigue siendo jugar del B, hacía referencia al placer de cumplir un sueño. “Cualquier niño hubiese querido estar donde estuve yo, donde estoy yo, y lo que trato es de sonreir siempre y, con muy juego, aportar felicidad, tratando de hacerlo lo mejor posible”.

Puig reconoció que, en los primeros minutos de su incorporación al juego, “me temblaban las manos y, sobre todo, me sudaban mucho pero, una vez comprobado que estaba en un campo de fútbol, en el Camp Nou, que para mí es como si fuese el Mini, pero con 72.000 espectadores, ya todo ha ido mejor”.

Jugar fácil, fácil

La joven estrella azulgrana comentó que cualquier oportunidad que le de Ernesto, que así llama a Valverde, “será bienvenida y debo aprovecharla. Para mí, como para cualquier otro jiven, no es fácil llegar hasta aquí, pero yo sigo siendo consciente de que soy jugador del B y este fin de semana iremos a Badalona a tratar de ganar el partido”.

Puig reconoció que, junto a la sensación de nerviosismo del sudor de las manos, “se añadió un cierto dolor de barrida pero, pasados los minutos, todo fue mejorando, sobre todo con la ayuda de los compañeros, que te lo hacen todo mucho más fácil, todo fluye”.

Puig se alegró por el papel de La Masia “pues, a veces, faltan oportunidades para los más jóvenes, pero van llegando y hay que aprovecharlas”. Ni que decir tiene que se atrevió a decir que si sigue contando con oportunidades como la de anoche “lo que intentaré es jugar con desparpajo y hacer cosas nuevas aunque, lo importante, en el Barça, es jugar fácil, jugar fácil, eso es lo que nos piden”.