Rivera reforzará sus equipos para intentar ganar poder local y autonómico

8

Tras salir del 21-D como claro ganador, la dirección de Ciudadanos ya tiene puesta la mirada en la próxima carrera electoral. Según explican fuentes del partido, la formación dedicará en 2018 una gran parte de sus esfuerzos a la organización interna con el objetivo de prepararse para la cita con las urnas de mayo de 2019, cuando se celebrarán municipales y autonómicas. La ejecutiva ha rediseñado su estructura para potenciar su implantación territorial fuera de las grandes ciudades. Una iniciativa que considera clave para mejorar su resultado; que ya fue fundamental en el auge en estos últimos comicios catalanes, según subraya un miembro de la directiva; y que preocupa mucho en las filas del PP, ante la posibilidad de que les arrebate votos.

“En Cataluña ha ayuda mucho el enorme trabajo de implantación que se ha hecho, especialmente, en estos últimos años. La labor de organización ha sido muy importante para capilarizar todo el territorio”, explican fuentes de la cúpula de la cuarta fuerza política del país, que considera que la victoria en escaños el pasado 21-D no se hubiera consolidado sin el éxito en zonas más rurales y de mayor tradición independentista. Así, por ejemplo, Ciudadanos sumó el 20% de las papeletas en la provincia de Girona, frente al 12% registrado en 2015.

Tras nacer hace una década en Barcelona como respuesta al separatismo, el partido no decidió hasta 2014 dar el salto a toda España. Comenzó entonces una vertiginosa sucesión de comicios, que acabó con las generales de diciembre de 2016. Esta permanente pugna electoral impidió a la ejecutiva dedicar mayores esfuerzos a la implantación territorial. Una situación que se empezó a reconducir este 2017. En enero se elaboró un plan de expansión para “asentar y cohesionar” a la formación. Se apostó por implantar una jerarquía escalonada de grupos municipales, comités territoriales, provinciales y autonómicos. Una idea que, después del impasse de la campaña para el 21-D, se impulsará en 2018 para estar preparados para los comicios de 2019.

Ciudadanos se ha marcado la meta de lograr 2.500 ediles y 100 diputados autonómicos, frente a los 1.527 concejales y 93 parlamentarios que sumó en 2015. Para conseguirlo, el partido considera clave entrar en aquellos Hemiciclos donde no se sacó ningún escaño hace dos años y, por ello, se volcará más en estas zonas. También se ha calificado de “estratégicas” algunas autonomías, como la Comunidad Valenciana, según fuentes del partido, donde se cree muy viable crecer a costa de las fuerzas tradicionales.

La ejecutiva considera que esta nueva estructura orgánica, bajo vigilancia de la dirección, les facilitará también dar respuesta al anuncio de que, a partir de 2019, aceptarán formar parte de Gobiernos municipales y regionales, después de decidir hasta ahora que permanecerían en la oposición para ganar experiencia. “No es lo adecuado construir un partido y, sin experiencia, meterse a gobernar con partidos con réditos del pasado”, ha defendido siempre Albert Rivera. Una estrategia que queda atrás. A falta de menos de 18 meses para unas nuevas elecciones, Ciudadanos ya mueve ficha.