Inicio Actualidad Rivera rompe su silencio para atacar a Arrimadas

Rivera rompe su silencio para atacar a Arrimadas

12 de noviembre de 2020 (19:29 CET)

Pocos días después de conocerse que el PP había contratado a Albert Rivera para recurrir ante el Tribunal Constitucional la ley catalana de alquileres de viviendas, el antiguo líder de Ciudadanos ha roto su silencio para cargar contra la gestión de su sucesora, Inés Arrimadas, a la que ha acusado de carcecer de «dignidad»: «Cuando la pierdes no se recupera». 

Aunque ha considerado que uno puede ser «laxo» para negociar ciertas cosas, ha sido muy crítico con la estrategia de pactos actual de su todavía formación: «Saben que yo no aguanto ni un minuto cosas en las que no creo y cuando veo lo que pasa (…) menos mal que dimití, porque si tengo que aguantar todo esto tengo que ir escoltado frente a mis votantes».

Rivera, en un foro organizado por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (Adea) en Zaragoza donde ha promocionado su libro Un ciudadano libre, ha atacado a su sucesora el mismo día que Ciudadanos ha defendido votar en contra de una enmienda a la totalidad y esforzarse por aprobar los presupuestos. 

Albert Rivera niega las críticas públicas: «No dejaré de opinar sobre lo que me apetezca»

El líder de Ciudadanos dejó la política tras llevar a su partido al descalabro: la formación aranja pasó de los 56 escaños a tan solo 10. Además, ha sido muy crítico con el apoyo del Congreso «sin prácticamente oposición» a la última prórroga del estado de alarma, que salió adelante con los votos de su partido. 

Pese las filtraciones, el exlíder naranja ha asegurado que nunca se ha pronunciado públicamente sobre este asunto, y ha criticado a algunos medios que se han hecho eco: «Ni una palabra sobre las decisiones que toma la actual cúpula de Cs. Dejé la vida política para siempre. Y aunque tenga que ver falsos titulares como estos, no dejaré de opinar sobre lo que me apetezca, como cualquier otro ciudadano». 

Las deserciones de Cs: Girauta, Mejías y De Quinto

El descontento de Albert Rivera no es nuevo entre las filas de Ciudadanos. Su antigua mano derecha, Juan Carlos Girautarompió el carnet de la formación que había ayudado a fundar por discrepancias con el giro de guion que había impuesto Inés Arrimadas. 

Lo hizo después de que Ciudadanos hiciera público su apoyo al PSOE in extremis para apoyar una prórroga del estado de alarma. La formación que lidera Inés Arrimadas defendió que había doblegado al Gobierno a cambio de que se comprometiera a dialogar y consensuar medidas para la desescalada y adaptación de los ERTE y las ayudas a pymes y autónomos. 

«No trabajamos tanto para consturir una bisagra», lamentó Girauta a través de Twitter. La última gran figura del riverismo anunció su baja del partido, y le siguió la exconcejal en el ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejiás, que criticó las alianzas con el gobierno de coalición: «Sánchez no es de fiar».

Otra deserción en el Congreso fue la de Marcos de Quinto, por el mismo motivo. Fue a las listas de las elecciones generales como número dos de Albert Rivera, después de haber tenido éxito como empresario al llegar a ser vicepresidente de Coca-Cola en el mundo.