Rocío Flores, la gran ausente en el juicio de Rocío Carrasco y Antonio David Flores

Antonio David Flores está en uno de sus peores momentos. Los frentes judiciales que tiene abiertos con su exmujer, Rocío Carrasco, no le dejan respirar. El colaborador de televisión tuvo este lunes, una mañana muy complicada en los juzgados de Alcobendas tras la denuncia por el incumplimiento de la custodia de su hijo menor, David.

Lo que no se esperaban padre e hijo de camino a los juzgados era que allí se encontrarían a la hija de la fallecida tonadillera Rocío Jurado, con la que ninguno guarda relación desde hace tiempo. A la salida, Antonio David aseguró a la prensa que su exmujer no se había acercado a su hijo, después de estar más de un año sin verle.

«Tengo el alma rota», reconocía a los periodistas congregados el colaborador de «Mujeres, hombres y viceversa». Tras el tenso reencuentro, el «asesor del amor» abandonó, junto a su actual pareja, Olga, y su hijo las instalaciones del juzgado, demostrando la complicidad y cariño entre los tres.

Juntos almorzaron en una conocida franquicia, donde a pesar de los nervios y la preocupación, las muestras de afecto y amor entre padre e hijo han sido constantes. Por su parte, Olga Moreno no se separó en ningún momento del hijo de su pareja, demostrando que es una de las personas con las que más confianza tiene.

Rocío Flores y su hermano, DavidRocío Flores y su hermano, David– GTRES

Quien sí se perdió el tenso encuentro que vivió Alcobendas fue la hija de la expareja, Rocío Flores, que tampoco mantiene una buena relación con su madre. Llevan años distanciadas. De hecho ni siquiera su madre la invitó a su boda con Fidel Albiac. No se conocen los motivos reales del enfriamiento entre madre e hija, pero todo apunta a que podría ser por su exmarido o porque la joven no llegó a aceptar nunca la relación de su madre con Alfiac.

No es la primera vez que Rocío Flores confiesa en las redes sociales que no reconoce a su madre como tal. «Mi madre se llama Olga», escribió en una ocasión en Instagram, refiriéndose a la mujer de su padre. Asimismo, lejos de quedarse en ese duro dardo contra su progenitora, la joven va más allá y da por hecho que la relación entre ambas es irreconciliable. Y añadía: «Físicamente me parezco a mi madre y a mi abuelo, interiormente a mi padre, por suerte».

De hecho es tal el rencor y el mal rollo entre ambas que la joven ha asegurado que, si se lo permite el juez, testificará en su contra en el jucio que mantienen sus dos progenitores. Pese a que han pasado dos décadas desde su divorcio, ambos siguen guerreando y Rocío Carrasco decidió poner una querella penal, en la que acusa a su exmarido de «aprovecharse» y buscar el «rédito económico» de David Flores, el otro hijo que comparten.

Loading...