Rodrigo Rato comparece hoy en el Congreso para explicar su papel en la crisis financiera

El exministro y antiguo director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, comparece este martes en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorros. Una intervención clave para entender la gestación de la burbuja económica, como ministro del Gobierno de Aznar, y el papel del FMI en el arranque de la Gran Recesión.

Respecto a cómo se afrontó la crisis, ha lamentado que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero abandonara las reformas estructurales e ignorara las advertencias del FMI. Tras su salida del Ejecutivo como ministro, afirma que era necesario adoptar más medidas, entre otras, para evitar la explosión del crédito y cambiar las leyes para las cajas, sin embargo, ha añadido, “lamentablemente” esas reformas fueron abandonadas en las siguientes legislaturas.

Al margen de su etapa como vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, ha desvelado que el FMI concluyó en 2006, ya con el al frente, un informe sobre las cajas solicitado desde 2003 por el Ejecutivo de José María Aznar.

En ese informe, el FMI recomendaba la profesionalización de las cajas de ahorros y la apertura de estas entidades al mercado de capitales, pero “lamentablemente” no produjo ningún efecto en las autoridades de aquel momento.

Rodrigo Rato

Rato carga contra la inacción del gobierno de Zapatero

Además, ha asegurado que en 2007 el propio FMI llamó la atención a España por los desequilibrios que se apreciaban en el crecimiento del déficit exterior y los representantes españoles aseguraron que “la estabilidad macroeconómica estaba garantizada”.

Avanzando en el tiempo, Rato ha dado a entender que el Gobierno de Mariano Rajoy, quiso el rescate de la economía española en su conjunto tras su llegada al poder y, sin embargo, sólo logró el del sector financiero en el verano de 2012. En junio de 2012, ha asegurado, España solicitó “el único rescate que le ofrecieron” y la prima de riesgo española llegó a 700 puntos básicos, más de 400 puntos por encima que un año antes, lo que contribuyó a que entre enero y septiembre de ese año, y tras la salida de Miguel Ángel Fernández Ordóñez de la presidencia del Banco de España, 250.000 millones salieran de la banca española, el 25% del PIB.

Rodrigo Rato

El destino de Caja Madrid y Bankia, otro de los puntos de interés

Este martes también pasarán por la comisión Pedro Solbes y Elena Salgado, ministros económicos del expresidente Rodríguez Zapatero. Durante las sesiones de la comisión, muchas de las intervenciones han apuntado a que el retraso a la hora de adoptar medidas y su falta de contundencia agravó los efectos de la crisis económica.

De hecho, Pedro Solbes, ministro hasta 2009, que llegó a asegurar que España no se vería afectada por la crisis hipotecaria estadounidense, reconoció años más tarde su exceso de optimismo ante las primeras dificultades económicas, durante las que avalaba la solvencia y solidez del sistema financiero español.

Solbes, Zapatero y Salgado, en una imagen de mayo de 2009
Solbes, Zapatero y Salgado, en una imagen de mayo de 2009 (Dani Duch)

Su sucesora en el cargo, Elena Salgado, justificó en 2012 en el Congreso, ya fuera del Gobierno, que el Ejecutivo socialista descartó aplicar medidas de choque ante la crisis con el fin de que el país no fuera intervenido por autoridades internacionales.

Asimismo, también negó que el Gobierno socialista jugara un papel activo en la constitución de Bankia y su salida a Bolsa, e incluso afirmó que cuando tuvo conocimiento de la unión de Caja Madrid y Bancaja, esta ya estaba ultimada.

Rodrigo Rato

Salgado y Solbes, los ministros económicos de Zapatero, rebajaron el impacto de la crisis

Sobre ella también recae la acusación de haber realizado presiones a importantes inversores para garantizar un exitoso debut de la entidad en los mercados, como la lanzada por el actual ministro de Economía, Luis de Guindos, que calificó la salida a Bolsa como una “operación política del Gobierno Zapatero”.

A pesar del interés de sus comparecencias, la comisión de investigación ha optado finalmente por un formato que incluye una intervención inicial del compareciente y, a partir de ahí, un intercambio de intervenciones con los grupos, pero sin el careo pregunta-respuesta habitual en otras comisiones de investigación.

Loading...