Roma no admite cobardes: el Barça cae en Champions víctima de su actitud (3-0)

4

El Barça cayó por tercer año consecutivo en los cuartos de final de Champions League, un fracaso para su enorme prespuesto y el potencial de su plantilla. Lo hace tras caer con estrépito y vergüenza 3-0 en el Olímpico de Roma, ante un conjunto italiano que remontó con épica el 4-1 de la ida. El Barcelona sólo quiso conservar la renta de partido de hace una semana y lo pagó con la herocidad de los romanistas de Di Francesco, que supo acorralar al Barça aunque es cierto que la clave fue su empuje, no tanto su calidad o su juego.

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, aborchornado y en shock, declaró al finalizar el partido: “Lo siento por los aficionados del Barça, tenemos una gran tristeza todos. Lo sentimos mucho por todos los culés del mundo, pero tenemos un equipo muy competitivo que se levantará”. “La Roma ha jugado mejor, son justos semifinalistas. Felicitamos a la Roma, y ​​ahora toca analizar mejor el partido de hoy y pensar en la Liga y la Copa”, comentó.

Pero el gran señalado fue Ernesto Valverde. El entrenador hizo un planteamiento muy conservador de la renta de la ida y no consiguió espabilar a sus pupilos ni aun perdiendo 1-0 al descanso. Para el técnico, su equipo “nunca se ha sentido cómodo en el partido” porqué el conjunto italiano “ha estado muy bien” y “nosotros no hemos podido hacer nuestro juego”. Valverde al menos no puso excusas y se declaró “único responsable” de la debacle histórica.

El que se mostró más abatido fue Iniesta, quien probablemente se despidió para siempre de la Champions, o al menos como jugador culé: “Va a ser difícil levantarnos, pero no queda otra, el sábado tenemos otro partido y tendremos que dar el máximo para conseguir los dos títulos que quedan en juego”.

El delantero centro romanista, Dzeko, puso el primero tras un arranque fogoso de los suyos, haciendo el 1-0 en el minuto 6. Después se bajó la intensidad, aunque siempre sin perder la fe. Fue en la segunda parte cuando se obró gran parte del milagro: Piqué cometía un penalti brusco y era transformado por De Rossi (2-0, min 57), dejando la épica para los minutos finales sin apenas respuesta culé. Finalmente Manolas, con un cabezazo a la salida de un córner, marcaba el 3-0 definitivo (min 83).