Inicio Actualidad Rubiales: «He sufrido un apaleamiento mediático tan grande que me era imposible...

Rubiales: «He sufrido un apaleamiento mediático tan grande que me era imposible trabajar en España»

Luis Rubiales concedió a Ana Pastor su esperada entrevista en República Dominicana. La entrevista fue grabada el pasado martes, pero este miércoles el ex presidente de la Federación aterrizó en España, quedando detenido y luego puesto en libertad por la Guardia Civil en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Es por ello que la periodista aclaró antes de la conversación con el de Motril los tiempos en las que la habían mantenido y que los espectadores la verían tal y como se produjo.

El granadino comenzó respondiendo a la gran pregunta, que ya carece de sentido, sobre su vuelta a la Península, donde le esperó una unidad de la UCO para tomarle declaración. «La primera medida de mis abogados fue mandar una carta al Juzgado para decir que estoy a disposición de la justicia. Han sido detenidos muchas personas en las que confío. Si me llama la UCO, acudiré. Estoy convencido de que si hay dos agentes, iré con ellos», dijo Rubiales, algo que finalmente ha acabado sucediendo en la mañana de este miércoles.

«Todo el dinero que tengo es producto de mi trabajo. Estaba intentando realizar negocios en República Dominicana. Había firmado con una empresa de Corea del Sur, que fue muy presionada y cancelaron el contrato. Intento ganarme la vida de manera honrada», explicó sobre su relación con el país coreano y The Moon Labs, una empresa que creó un NFT del ex ejecutivo.

Ana Pastor quiso hacer hincapié en su estancia en República Dominicana y tras varias repreguntas, Rubiales contestó de esta forma: «Voy a hacer un viaje a República Dominicana para explorar. No quería seguir en el foco, estar en un lugar para empezar de cero. En diciembre, me llega la comunicación del banco que me tengo que ir. No quieren que esté en España. Amo a mi país y a mi gente. Pero me tengo que buscar la vida de manera honrada. Se habla que esto es un paraíso fiscal, pero todo mi dinero que he transferido, ha pasado un proceso de comprobación de capitales».

La entrevista adquiere temperatura

El ex futbolista se defendió y pasó al ataque contra la sociedad española por estos últimos meses en los que su figura ha sido uno de los asuntos más mediáticos: «No me dejan trabajar en el fútbol. He recibido un apaleamiento mediático que era imposible trabajar en España. Ni en Asia. Tengo cuentas en República Dominicana. No tengo en más países. Tributo en España, mis ingresos eran de España. Mis ahorros de toda una vida».

La entrevista fue adquiriendo un tono caliente entre el ex presidente y la periodista de La Sexta, que le preguntó por esas ya famosas mordidas. «Nunca he dado una mordida. Yo no voy a cuestionar a las fuerzas del orden. Si tienen dudas, las aclararemos. Nadie tiene el sumario del caso. He sufrido 70 querellas, en situaciones complicadas. Hoy he ido a donde se decía que yo había pegado un pelotazo y es un solar. También me dicen que he dado un pelotazo en Cabo Verde», añadía Rubiales en dicha entrevista. «No tengo negocios en Cabo Verde, pero tenía todo el derecho del mundo. Probablemente, te dicen si conoces empresarios del sector. Hemos ayudado a mucha gente. Si no perjudica y beneficia a alguien», dijo más adelante.

«Mientras he sido presidente, no he trabajado con la constructora de la que se habla. Si se están investigando los contratos, debe haber presunción de inocencia. Lo voy a aclarar todo. Es extraño que se vete a alguien si pasa un concurso, porque haya familia. Hay unos filtros, si hay esos filtros… Yo no sé lo que están investigando», aportó sobre las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil.

«Es mentira que haya dado una mordida, que tenga un equipo de beisbol, que tenga terrenos en Arabia Saudí. Las afirmaciones de los medios y el dinero que tengo no es el mismo», continuaba defendiéndose, antes de pasar a dar su versión sobre la figura de Nene, al que también piensa que se le está atacando injustamente por el simple hecho de ser su amigo.

La Supercopa en Arabia como tema de fondo

«Un señor al que conozco hace 30 años. Siento por lo que están pasando. No lo entiendo, creo que es por ser mi amigo. Es un empresario de largo recorrido en hoteles, construcción. En ningún caso, Nene me ha dado algo. Estábamos intentando hacer negocios en República Dominicana. Pero no puedo, tengo todas las cuentas bloqueadas. Me las han bloqueado», afirmó.

Acerca de sus inversiones, Rubiales respondió a Ana Pastor, quien se sorprendía de los audios que envió: «Se han manipulado. ¿Qué problema hay en hablar de que en un sitio se puede invertir? Que quede claro que no me he llevado una mordida. Me han puesto 70 querellas. Yo no he sido víctima de todo. Mi familia y amigos sí. Estamos en una sociedad donde la presunción es de culpabilidad. ¿Qué pasa, que un presidente de la RFEF debe vivir en una burbuja?».

«Yo la respeto mucho. No he sido citado a declarar. Comuniqué que iba a volver lo antes posible. Y tengo que empezar de cero con mis cuentas bloqueadas. Ahora están los escritos de los abogados. Hacer un negocio es complicado, la gente no quiere tener problemas a nivel mediático», sentenció Rubiales antes de adelantar su vuelta a este miércoles.

Otro de los temas más esperados era el de la Supercopa de España en Arabia, a lo que el de Motril habló de la siguiente forma: «Fue Kosmos quien trajo a Arabia. El periodista sacó una noticia sabiendo que era falsa. Dijo que se lo dimos a Arabia por una cantidad inferior a la que hizo Qatar. Es falso. Elegimos la mejor oferta. La de Qatar no era ni una oferta. Era una intención y la oferta decae. Se salvaron muchos clubes con ese dinero. Se pasaron los filtros. Se investiga porque hay denuncias. Yo no me he llevado mordida de Piqué. Ni él me lo ha ofrecido».

Su relación con Piqué y con Pedro Rocha

En este punto, Rubiales empezó a recibir preguntas sobre los vínculos que mantiene con personas como Gerard Piqué, mítico central del Barcelona, y con Pedro Rocha, el presidente de la Comisión Gestora que ha anunciado su dimisión este mismo miércoles. «Yo no hablé, me mandó un mensaje. Sería en agosto y septiembre. Jamás he tenido negocios en Arabia. Ojalá, porque mi familia tiene que salir adelante», aclaró sobre el campeón del mundo español y presidente de Kosmos.

«No mantengo relación. Yo me he apartado. Cuando dejé la RFEF, no he llamado a territoriales. Si me han llamado, les he atendido. No soy quién para hablar de las elecciones. No sé si la intención es exterminar a todos los que me han conocido. Se hizo un buen equipo. Se aumentaron ingresos y se consiguió el Mundial. No creo que el Mundial peligre», negó Rubiales sobre cualquier tipo de relación con Rocha.

«Después de dimitir, no he hablado. Ya se ha dicho quién era el que grababa. Me di cuenta de que él grababa. De esta persona, mi tío, he intentado hacer una división entre todo lo que me ha dado y luego decidió él otra cosa. Estoy dispuesto a pasar un suero de la verdad para ver si yo he estado alguna vez con una prostituta», dijo refiriéndose a su tío.

«He hablado con él un par de veces. Nos han pedido entradas. Todos los partidos, a excepción de VOX, el resto nos han pedido entradas muchas veces. No tengo relación con Koldo. Era amigo de Aldama. Era un hombre afectuoso, cercano en el trato, y era una forma de hablar lo de amigo. A lo mejor hablábamos de un partido de la sub-21, pero hay que cumplir requisitos, cánones. Pero conversaciones de esas con presidentes, a diario. Pero con Koldo, mi relación es mínima. Lo del partido en Zamora, yo no pedí nada. Tenemos un director de Comisión de sedes que valora las sedes», respondió al ser preguntado por la trama Koldo y su relación con el Zamora.

Más del beso a Jenni Hermoso

Y sobre el asunto del beso a Jenni Hermoso por el que está siendo juzgado, comenzó respondiendo a la pregunta de su tono en sus primeras declaraciones después de la final en Sídney. «Lo de tontos, pringados era una reacción en el momento. Pero decir que lo diría ahora es una manipulación. Quien vea las imágenes, no puede ser una agresión sexual, entre dos amigos, con una pregunta, sexual no había nada, ella me dice vale. Ahí están las imágenes. La señora Hermoso cambió su versión, pero no en el avión. En el momento en el que hay presiones, ella cambia. Sólo hablé 10 segundos con ella. Le dije que comunicación nos había pedido salir juntos y ella ya no quiso. Yo no ataco a Hermoso. Sólo digo que ella no dice nada y luego otra diferente por escrito», resumió, para luego pasar a hablar de las famosas coacciones.

«Yo no he cambiado de opinión, con Jenni había una relación de amistad y un momento de alegría. El que no tiene vida en paz y defenestrado he sido yo. Mis hijas estaban delante cuando Jenni dijo que era un beso entre amigos. No ha habido coacciones. Es falso. En un lugar con cámaras, teléfonos. Nadie puede demostrar que ha habido coacción. ¿Luque? No sé nada de ofrecerle un cargo a Hermoso. No soy portavoz, yo no le he dicho nada», afirmó rotundamente.

El nombre del ex seleccionador, Jorge Vilda, salió a la palestra en este punto de la conversación y Rubiales volvió a deshacerse en elogios hacia él. «No ejercimos presiones. En la Justicia, hay que actuar con pruebas. Cuando llego hay 40.000 licencias, más de cien mil. Se da mucho más, se contrata a personal asalariado. Cuando las capitanas nos dicen que quieren lo que les dan a las inglesas, yo les doy más. Querían que me cargara a Jorge Vilda, que no llegaba el mensaje, que estaban cansadas de él. Hubo una llamada de las tres capitanas. En las concentraciones no pasaba lo que dicen que pasaba, reveló.

«Pero hay que ser muy escrupulosos. Ningún jugador puede salir. Lo de dejar las puertas abiertas antes de dormir no ha existido. Vilda es el que las llevó a ser campeonas. Tuvimos que reinventarnos. Las jugadoras tienen muchísimo méritos. Ellas, el 99%. Su calidad, ser disciplinadas. Los demás, llevar la competición más completa del Mundial. Tras el primer partido, me dijeron que el campo de entrenamiento tenía arcilla. Si no llegamos a cambiar. El mérito de las jugadoras es el máximo», prosiguió.