Rusia y China instan a Trump a superar la “mentalidad de guerra fría”

No ha gustado ni en Rusia ni en China que el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, les haya calificado como “poderosos enemigos” en el documento sobre su estrategia de seguridad nacional, que presentó el lunes. Moscú y Pekín pedían ayer a Washington que substituya la “mentalidad de guerra fría” e “imperialista” por la idea de cooperar en áreas de interés común, como la lucha antiterrorista, y apostillaron que con la confrontación todos pierden. “Se trata de una victoria de los intransigentes de la Administración Trump”, resumió la agencia china Xinhua.

En el Kremlin la estrategia de Trump de interpretar el mundo de forma unipolar causó un profundo disgusto. “En una lectura rápida, especialmente de las partes que se refieren a nuestro país, en general hay, por supuesto, un fondo imperialista en el documento, es evidente que no hay ningún deseo de dejar el mundo unipolar, y un rechazo a una concepción del mundo multipolar”, explicó Dimitri Peskov, portavoz del presidente Vladímir Putin.

El representante del Kremlin dijo que Moscú no puede aceptar que en esta estrategia se presente a Rusia “como una amenaza a la seguridad de EE.UU.”.

Peskov reconoció, sin embargo, haber hallado un “pequeño punto positivo” en el documento. Un asunto en el que Moscú ha insistido en varias ocasiones. El portavoz ruso destacó “la predisposición a colaborar en aquellos ámbitos que coincidan con los intereses de los americanos”. Y señaló que “Moscú también busca la cooperación con Estados Unidos allí donde esa colaboración sea beneficiosa para nosotros, y nuestros colegas americanos quieran avanzar”.

“Es la victoria de los intransigentes” de la Administración de EE.UU., según la agencia china Xinhua

Como ejemplo de cooperación, Peskov recordó la reciente ayuda que la CIA ha prestado a Moscú para desbaratar un ataque terrorista en San Petersburgo. Un intercambio de información entre los servicios de seguridad que permitió detener a un grupo de terroristas vinculado al Estado Islámico y “ayudó a salvar muchas vidas”. El domingo, Putin llamó a Trump para darle las gracias por esa colaboración y prometer hacer lo mismo si el FSB ruso descubre amenazas terroristas contra EE.UU.

Pekín también reaccionó ayer con dureza a la iniciativa del presidente Trump de etiquetar a China como un rival estratégico y le pidió que abandone esa mentalidad de guerra fría. “Instamos a Estados Unidos a que deje de distorsionar deliberadamente las intenciones estratégicas de China y abandone la mentalidad de guerra fría”, dijo la portavoz de Exteriores china, Hua Chunying.

El Gobierno chino precisó que su país siempre ha trabajado “sobre la base del respeto mutuo” en busca del desarrollo y el mantenimiento del orden internacional. Y advirtió que “EE.UU. debería adaptarse y aceptar el desarrollo de China”, en palabras de Hua.

La representante de Exteriores del país asiático insistió en esgrimir la doctrina que promueve Pekín de que son más los intereses que unen a ambas potencias que las discrepancias, y que deberían avanzar por ese camino. “La cooperación es la única elección correcta para China y Estados Unidos, precisó Hua Chunying.

No obstante, en su comparecencia ante la prensa extranjera la portavoz gubernamental recordó también que el gigante asiático “no renunciará jamás a sus derechos e intereses legítimos”. Un comentario que alude a las reiteradas muestras de apoyo de Estados Unidos hacia Taiwán, a la que Pekín considera una isla rebelde y parte de su territorio, por lo que no admite ningún gesto a favor de la independencia que lleven a cabo las autoridades de Taipéi. Y un aviso acerca de que China no tiene intención alguna de renunciar a sus reivindicaciones territoriales sobre las islas en disputa del mar de China Meridional

Loading...