Inicio Actualidad Sánchez blindará en el Congreso su apoyo a UNRWA en pleno escándalo...

Sánchez blindará en el Congreso su apoyo a UNRWA en pleno escándalo por el uso de sus fondos y su cercanía a Hamás

La agencia de la ONU para los presuntos refugiados palestinos, conocida como UNRWA tiene sólo dos comités nacionales y uno de ellos está en España –el otro es el estadounidense–. Su función, según la propia UNRWA, es «galvanizar la conciencia pública, el apoyo y la movilización de recursos para los refugiados de Palestina». Pues bien, UNRWA España contó en 2023 con un nada despreciable presupuesto de casi 2,15 millones de euros: casi 1,35 millones fueron a gastos de personal, 14.000 a la «comisión de género» y cero a Palestina.

Países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia o Francia anunciaron hace poco más de un mes el corte de la financiación a UNRWA. Lo hicieron por el último escándalo de esta agencia de la ONU: las informaciones que apuntaban a que una docena de sus trabajadores había participado directamente en la masacre terrorista del 7 de octubre contra el pueblo judío. Según la ONG UN Watch, dedicada a vigilar el comportamiento de la ONU en lo relativo a los derechos humanos, tienen pruebas de que 1.200 de los empleados de UNRWA son miembros de Hamás o la Yihad Islámica. Además, otros 6.000 tendrían familiares directos en las organizaciones terroristas.

Albares compromete 3,5 millones extras

Pues bien, con estos antecedentes, José Manuel Albares anunció hace unas semanas en España que el Gobierno de Pedro Sánchez ha comprometido con la UNRWA, la agencia de la ONU para atender a los refugiados palestinos, 3,5 millones de euros extra para que esta «organización indispensable» pueda seguir funcionando. Y ahora, el mismo PSOE impulsa un texto en el Congreso de los Diputados para blindar la protección de la UNRWA para «manifestar su respaldo a la imprescindible labor que realiza la UNRWA para con la población refugiada de Palestina, tanto en Gaza y Cisjordania como en los campos de refugiados y refugiadas existentes en la región, que acogen a dicha población».

Y para movilizar «a la comunidad internacional para que respete los compromisos políticos y económicos adquiridos con la UNRWA, y, ante los incumplimientos por parte algunos de sus miembros, exhortar a la comunidad a incrementar los fondos destinados para que la organización pueda continuar con su labor».

El PSOE quiere promover el apoyo de la UE

El PSOE no se limita a esa. El texto que ya ha registrado en el Congreso pretende «impulsar en la Unión Europea, a sus Estados miembros y a otros organismos concernidos a continuar e incrementar, en su caso, la colaboración con la UNRWA»; «estudiar la posibilidad de realizar contribuciones extraordinarias, respondiendo a la situación excepcional a la que se enfrenta la agencia de Naciones Unidas, por medio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), hasta que la situación se normalice»; y «promover en la Unión Europea, a sus Estados miembros y en otros organismos internacionales concernidos, acordar una propuesta sobre la implementación de instrumentos específicos para apoyar la reparación, la recuperación y la reconstrucción del futuro Estado Palestino».

Por si fuera poco, la proposición del PSOE afirma que «acoge con satisfacción la activación inmediata de la investigación de las denuncias por parte de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de las Naciones Unidas». Toda una bofetada en la cara de Israel.

Para entender el verdadero papel que la UNRWA juega en la sociedad palestina hay que tener en cuenta que la organización gestiona 700 escuelas en Gaza y en Cisjordania, una cuarta parte de todas las de la Autoridad Nacional Palestina. Es decir, es una pieza clave en la educación de un porcentaje muy elevado de los niños palestinos. Y los libros que se distribuyen incluyen infinidad de mensajes anti Israel.

Y a todo ello se suma el reciente informe de UN Watch, que señala que un canal de Telegram compartido por 3.000 personas, la mayoría profesores de UNRWA, contenía decenas de mensajes de miembros en los que celebraban la masacre del 7 de octubre y se manifestaba un furibundo antisemitismo. Algunos celebraban el éxito de la matanza, muchos calificaban a los terroristas de héroes y rogaban por su vuelta a casa sanos y salvos, otros pedían que se matase a todos los rehenes o a todos los judíos, a los no faltaba quien calificaba de «monos» y «cerdos».