Sánchez intentará reunirse la semana que viene con Iglesias y Rivera para dar forma al frente contra el PP

El secretario general se reúne con los grupos parlamentarios de Congreso y Senado, que ratifican las nuevas direcciones

Pedro Sánchez ha vuelto este martes al Congreso de los Diputados para reunirse con diputados, senadores y europarlamentarios del partido. Se han aprobado las propuestas de nuevos portavoces institucionales que ayer formalizó la Ejecutiva Federal.

Se trataba de un trámite. El verdadero morbo de la reunión estaba en el reencuentro de Sánchez con muchos diputados que se habían posicionado claramente del lado de Susana Díaz en las primarias.

Con desigual intensidad, los diputados y senadores han aplaudido a Sánchez a su llegada. Muchos han optado por acompañar la ovación poniéndose en pie. El líder socialista ha correspondido saludando uno a uno a todos los congregados en la sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados. Sánchez apenas ha estado media hora, lo que ha durado la reunión.

En su discurso ante el grupo Sánchez ha anunciado que esta misma semana pretende ponerse en contacto con los líderes de Podemos y Ciudadanos para proponerles una reunión «en el formato que ellos quieran» a celebrar la próxima semana. Ha anticipado Sánchez que se imagina que la reunión tendrá que ser «por separado».

La intención de Sánchez es poner en marcha «una mesa para el cambio» que evidencie que hay una mayoría alternativa al PP y que empiece a demostrarlo imponiendo una agenda legislativa de mínimos en el Congreso. Su intención es que esa base justifique una moción de censura y, en caso de que no la apoyen, que Podemos y Ciudadanos se retraten.

Sánchez justifica su movimiento en que «hay un Gobierno que ampara y facilita la corrupción», y a la petición de moderación que le hacía ayer Rajoy ha contestado pidiéndole «decencia» por pilotar un Gobierno que está «capturando a las instituciones del Estado».

Por eso se ha dirigido a Podemos y Ciudadanos como «las fuerzas con las que debemos avanzar juntos» y las ha tendido la mano «para alterar el rumbo».

Sánchez ha dejado claro que su «prioridad» en esta nueva etapa «es cambiar este Gobierno» sacando adelante con Podemos y Ciudadanos «un programa de abajo arriba en el que se superen los vetos» porque «es importante que empecemos a caminar juntos».

La motivación que le quiere dar a ese primer encuentro es trabajar en una iniciativa parlamentaria conjunta para «rescatar a la gente joven».

Loading...