Inicio Actualidad Sánchez pone a trabajar a un equipo en La Moncloa para denunciar...

Sánchez pone a trabajar a un equipo en La Moncloa para denunciar ‘fake news’ ante la UE

El Consejo de Ministros ha analizado este viernes el problema de la desinformación y las denominadas ‘fake news’ que, considera, tienen un impacto directo en los procesos electorales.

La Moncloa ha creado una unidad, con personal del Departamento de Seguridad Nacional y de la Secretaría de Estado de Comunicación y asesorada por los ministerios de Exteriores, Interior y Defensa para detectar posibles amenazas tanto de desinformación como de ciberataques ante las elecciones europeas y también generales.

El objetivo, según explican fuentes gubernamentales a OKDIARIO, es que España empiece a formar parte activa del ambicioso plan de acción diseñado el pasado diciembre por la Comisión Europea, en sus esfuerzos por contrarrestar la desinformación en el continente, especialmente en períodos electorales. El ministerio de Exteriores se ha encargado, en las últimas semanas, de elaborar el informe que los ministros han tenido hoy sobre su mesa.

Fuentes de La Moncloa recuerdan que la UE pidió en diciembre pasado que los Estados miembros se involucrasen en la lucha contra las ‘fake news’ y que “es ahora cuando las cosas van cuajando” en cada país.

Seguridad nacional

En concreto, dicho plan de acción considera que la participación de los distintos Estados es imprescindible para proteger los sistemas democráticos. Una justificación, unida a la de la seguridad nacional, bajo la que se plantea el complejo debate entre la desinformación y las limitaciones a la libertad de expresión.

Entre los objetivos está participar en el sistema de alerta rápida de la UE y fomentar programas de “alfabetización mediática”

El plan elaborado por Bruselas consta de cuatro objetivos básicos: la mejora de la detección de ‘fake news’ o casos de manipulación informativa, de lo que se ocupa el llamado Grupo Especial sobre Comunicación Estratégica y la Célula de Fusión contra las Amenazas Híbridas del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), y sus delegaciones en los distintos países; la creación de un sistema de alerta rápida y coordinada entre las instituciones de la UE y los Estados miembros con el  objetivo de facilitar el intercambio de datos y emitir en tiempo real alertas de amenazas de desinformación; la supervisión del cumplimiento del código de buenas prácticas suscrito por los principales proveedores de servicios online y que, por ejemplo, habilita para cortar los ingresos publicitarios a los operadores que difundan información falsa, poner a disposición de distintos colectivos herramientas de denuncia en caso de hallar noticias manipuladas o  desbaratar las cuentas falsas y aquellas que estén controladas por ‘bots’; y, finalmente, la promoción de campañas de información para la “alfabetización mediática” de la población a través de programas especializados.

La Unión Europea reclamó a los distintos Estados, como ahora hace España, poner en marcha sus correspondientes equipos nacionales multidisciplinares integrados por verificadores de datos y expertos independientes para detectar campañas de información en Internet y en las redes sociales. La recomendación de las autoridades comunitarias era que el plan de alerta pudiese estar activo en marzo, , de cara a las elecciones europeas.

Sistema de alertas

Sobre el sistema de alertas, uno de los puntos esenciales del plan europeo, la Comisión explica que “las primeras horas después de la publicación de la desinformación son críticas” para la detección y la respuesta.

El sistema habilitará para que el país afectado comparta la información con el resto, y se arbitre un”conocimiento de la situación” y un mecanismo de acción. De ello, indica Bruselas, se encargará una unidad adscrita, preferentemente, a los departamentos de Comunicación de cada Gobierno, que “compartirá las alertas y garantizará la coordinación con todas las demás autoridades nacionales, así  como con la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior”.

“Verificadores de hechos”

“Los Estados miembros deben apoyar la creación de equipos de verificadores de hechos independientes y multidisciplinares para detectar campañas de desinformación a través de redes sociales y medios digitales”, señala el documento.

En otro de los puntos se solicita la implicación del “sector privado”. Esto es, plataformas online o anunciantes, que, afirman, “tienen un papel crucial” por su poder para “amplificar y difundir mensajes de actores maliciosos”. En abril de 2018, la Comisión instó a estos actores a implicarse en la lucha contra la desinformación, con la firma de un Código de buenas prácticas. Entre las medidas promovidas desde las instituciones comunitarias está, por ejemplo, la posibilidad de cerrar cuentas falsas o identificar ‘bots’ -encargados de multiplicar la difusión de un mensaje sobre todo en redes sociales.