Sánchez reforzará el poder de su núcleo duro en la ejecutiva

Una gran área de Organización será el soporte de la ejecutiva que formará el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de la que dependerán distintas parcelas políticas. Su responsable tendrá amplios poderes y de él dependerá la portavocía que recaerá previsiblemente en el alcalde de Valladolid, Óscar Puente. José Luis Ábalos y Adriana Lastra, como puntales del proyecto de Sánchez, dirigirán esa macrosecretaría y la portavocía parlamentaria, respectivamente.

En la etapa que Pedro Sánchez empezará al frente del PSOE, tras el congreso de los días 17 y 18 de junio, tanta relevancia tendrá la política interna del partido como la parlamentaria. Si en este partido la secretaría de Organización ha sido siempre de la máxima importancia, ahora con la inmensa fractura que vive el partido, lo será mucho más. De ahí que Sánchez haya decidido dotar a la secretaría de Organización de amplios poderes y cometidos. El titular de la macrosecretaría será José Luis Ábalos, con la incorporación de Santos Cerdán, secretario de Organización de los socialistas navarros, y Francisco Salazar, politólogo sevillano experto en áreas internas del partido. La portavocía recaerá previsiblemente en el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, según él mismo ha asegurado este lunes.

Tanto Cerdán como Salazar fueron esenciales en el proceso de primarias y Sánchez los quiere en esa área de Organización. Ambos ya están instalados en la sede federal del PSOE, ocupados en la preparación del congreso. Ambos mantienen regularmente reuniones con Mario Jiménez, portavoz de la gestora, y Laura Seara, coordinadora, aunque el equipo del secretario general ya ha asumido la dirección política de la organización del congreso.

Durante los últimos tres meses Cerdán y Salazar condujeron la sala de máquinas de la candidatura de Sánchez, aunque su proyección pública se ciñó a las reuniones en Ferraz con el equipo de Organización de la gestora. Todas las terminales de información de las federaciones socialistas concluían en ambos, junto a un grupo de técnicos que evaluaban los datos y, por tanto, las perspectivas de cada candidatura.

La probabilidad de victoria de Sánchez la vislumbraron pronto. Casi una semana antes de la votación del 21 de mayo comunicaron a su candidato que iba a ganar en todas las federaciones salvo en Andalucía y en el País Vasco, en las que resultarían mayoritarios Susana Díaz y Patxi López, respectivamente. Los testimonios de esos días, expresados con discreción, avalan que no erraron en sus apreciaciones.

Bases de la reconciliación

En esta nueva etapa, ya no se trata de contar votos sino de operar sobre el terreno en una organización herida por la fuerte división. Sánchez considera que el valenciano José Luis Ábalos es la persona adecuada para empezar a poner las bases de la reconciliación donde se pueda. Y donde no sea posible, al menos, de tener el mayor conocimiento de cuál es la situación. En el plan diseñado hace 10 días, el político valenciano dejaría la portavocía parlamentaria después del congreso, que pasaría a ocupar la diputada Adriana Lastra. Sin embargo, Sánchez tiene ahora algunas dudas respecto a si Ábalos debe quedarse en el Congreso y que sea Lastra quien ocupe esta importante área de poder. En breve, la mayor parte de las federaciones afrontarán sus congresos en los que se dirimirán los liderazgos locales, provinciales y regionales.

Para entonces, se habrá superado la primera prueba de la situación interna con la votación en el congreso federal del equipo que presente Sánchez para formar su ejecutiva. La actitud inicial de los secretarios generales que apoyaron la candidatura de Susana Díaz es la de renunciar a pedir cuotas para su federación como ha sido la práctica asentada y reconocida en todos los congresos socialistas.

El secretario general ha pedido a Patxi López que forme parte de su ejecutiva, según ha adelantado este lunes la Cadena SER. La relación entre ambos está recomponiéndose, pero ha sido fría durante la campaña de las primarias como se vio en el debate que los tres candidatos celebraron el 15 de mayo. Si López acepta la cartera de Política Federal, antes llamada autonómica o territorial, tendrán tiempo para precisar la propuesta de la España federal que ambos defienden. Sánchez estima la experiencia y credibilidad que el exlehendaki posee para acometer esta delicada tarea.

Loading...