Inicio Actualidad Sánchez, Turull y Rull piden al Supremo que reconsidere suspender el juicio

Sánchez, Turull y Rull piden al Supremo que reconsidere suspender el juicio

La defensa de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull ha pedido al tribunal del “procés” que reconsidere su negativa a solicitar autorización al Congreso para poder continuar el juicio toda vez que han sido elegidos diputados y, con ello, gozan de aforamiento.

Jordi Pina, abogado de los tres acusados, ha presentado recurso de súplica contra el auto del tribunal en el que se negó a solicitar el suplicatorio al Congreso para proseguir el juicio.

El tribunal argumentó que el procedimiento contra ellos, Oriol Junqueras (también elegido diputado) y Raül Romeva (senador), comenzó hace más de un año, cuando no gozaban de esa condición, de modo que no es necesaria la aprobación parlamentaria para continuarlo.

La defensa de Sànchez, Turull y Rull, sin embargo, cree que la Lecrim, en concreto su artículo 751, determina la necesidad de pedir el suplicatorio a las cámaras legislativas para aquellos que fueran elegidos estando procesados.

Cuestionan que el tribunal interprete que ese precepto no es válido cuando ya ha comenzado el juicio oral (como es el caso del “procés”), cuando debería adoptar la interpretación más favorable a los derechos y garantías constitucionales de los diputados electos, es decir, la remisión del suplicatorio.

Renuncian al Parlament para ir al Congreso

Los diputados electos de JxCat el 28-A Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, han presentado este viernes su renuncia a sus respectivos escaños en el Parlament, antes de que el próximo lunes realicen los trámites para tener el acta de parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Los tres diputados autonómicos, actualmente con sus funciones suspendidas por orden del juez instructor del Supremo Pablo Llarena, tenían que dejar el acta en el Parlament para poder coger la del Congreso de los Diputados. Con la marcha de Sànchez, Rull y Turull, las fuerzas independentistas ganarán tres votos en el Parlament, aunque JxCat y ERC seguirán dependiendo de la CUP para ganar las votaciones si tienen el resto de la oposición en contra.

Los tres, al igual que el aún diputado Carles Puigdemont, no podían votar en el Parlament porque, a diferencia de ERC, JxCat no aceptó la fórmula negociada en la Cámara para que otro diputado asumiera las funciones y votara en nombre de sus presos.

Tampoco puede votar desde hace meses, por distintas razones, Antoni Comín, quien como Puigdemont huyó Bélgica en octubre de 2017 y que sigue siendo diputado de ERC en el Parlament, a la vez que candidato de JxCat a las europeas.

En la bancada de ERC en el Parlament también han habido relevos a resultas de las elecciones generales: el también preso Oriol Junqueras ya ha dejado el acta de diputado autonómico para tener escaño en el Congreso, pero esta renuncia no altera la aritmética en la Cámara catalana porque sí podía votar, de forma delegada.

El Tribunal Supremo ha concedido un permiso para que el próximo lunes los presos electos de JxCat y los de ERC puedan acudir a las Cortes Generales a realizar los trámites para tener el acta y para que el martes puedan estar en las sesiones constitutivas del Senado y del Congreso de los Diputados.

La salida de los tres dirigentes de JxCat del Parlament comporta el ingreso de los siguientes en la lista: el conseller de Interior, Miquel Buch, Elena Fort y Josep Puig.

El lunes se producirá otro relevo en el grupo independentista porque renunciará al acta la exconsellera Laura Borràs, electa para el Congreso, y en su lugar entrará en el Parlament Glòria Freixa.