Inicio Actualidad Sánchez volverá a plantearle a Scholz una flexibilización en la regla fiscal

Sánchez volverá a plantearle a Scholz una flexibilización en la regla fiscal

En La Moncloa no ocultan la especial sintonía que Pedro Sánchez tiene con el canciller Olaf Scholz. Tras el portazo de Macron a proyectos como el Midcat, Madrid ha encontrado a un aliado en Berlín pero no se trata de un respaldo incondicional. El pasado mes de enero, el sucesor de Merkel en la Cancillería no dudó en venir a La Moncloa para recordarle a Sánchez que, aunque el Ejecutivo alemán haya cambiado de partidos, los socialdemócratas alemanes van a mantener una línea de ortodoxia financiera y de disciplina fiscal semejante a la de los conservadores.

En el entorno de Sánchez responsabilizan al ministro germano de Finanzas y líder del partido Liberal, Cristian Lindner, de esta férrea postura pero en La Moncloa no se dan por vencidos y le plantearán al jefe del Gobierno tripartito una flexibilización en las reglas fiscales comunitarias.

La cumbre hispano-alemana de este miércoles en La Coruña, a la que asistirán 15 ministros de ambos países, se plantea como la situación idónea para abordar esta medida aunque en el Palacio gubernamental son conscientes de su dificultad aunque su percepción es que en Berlín se están abriendo a su reforma.

La Comisión, a punto de hablar

A finales de octubre, la Comisión va a presentar su propuesta para los próximos años y el Ejecutivo español busca aliados en los llamados países frugales. En los últimos tiempos, Sánchez ha tratado de consensuar posturas en papeles comunitarios con Países Bajos. La idea es romper el bloque Norte-Sur pero en La Haya no se muestran muy entusiasmados con «flexibilizar» unas reglas que actualmente limitan el déficit al 3% y la deuda pública al 60% del PIB, cuando España ya la ha doblado.

Sánchez quiere jugar su papel en un momento de debilidad de Alemania. Durante años, Berlín creció a costa de un gas ruso muy barato. Ahora, de cara al invierno, necesitarán de la solidaridad comunitaria tras los cortes en los suministros de Nord Stream. España, que es una potencia regasificadora, jugará su papel y en La Moncloa esperan que Berlín sea más receptivo a determinadas demandas de solidaridad española.

Dos acuerdos

Además de reglas fiscales y planes de contingencia, la cumbre hispano-alemana también servirá para rubricar acuerdos sociolaborales entre los ministros de Trabajo. El ministro de Universidades español y el alemán también firmarán otro documento para fomentar la formación dual en España, basándose en el ejemplo alemán.

Publicidad