Inicio Actualidad Se abre la veda contra Zemmour: será juzgado por llamar «ladrones, asesinos...

Se abre la veda contra Zemmour: será juzgado por llamar «ladrones, asesinos y violadores» a los inmigrantes menores no acompañados

Éric Zemmour -que, según los sondeos, podría acceder al balotaje en la presidencial de 2022 junto al actual mandatario liberal Emmanuel Macron, pero todavía no anunció su candidatura- no se presentó a la audiencia para evitar que “se transforme en un estudio de televisión”, indicó el martes (16.11.2021) su abogado Olivier.

El mediático polemista, de 63 años, sacudió la campaña electoral con sus críticas a la inmigración, al islam y a una “identidad francesa” que estaría amenazada. Según su entorno, su primer mítin electoral debería tener lugar a principios de diciembre.

La última polémica tuvo lugar el 13 de noviembre, con motivo del sexto aniversario de los atentados de París, cuando ante la atacada sala Bataclan vinculó a la inmigración con los ataques y acusó al entonces presidente François Hollande de no “haber protegido a los franceses”.

Sus declaraciones indignaron a los supervivientes y familiares de las víctimas. La asociación Life for Paris cargó así contra una “intervención ruin” que violó “el momento de recogimiento”. “Esta instrumentalización de las víctimas (…) nos escandaliza al máximo nivel”, agregó.

Muestra de la agitación que suscita, unos 20 partidarios suyos de la “Generación Z” se congregaron ante el tribunal y desplegaron brevemente una bandera francesa, constató la agencia AFP. La presidenta del tribunal advirtió al inicio que velará por “la serenidad del proceso”.

Éric Zemmour debe comparecer ahora por inducir supuestamente al odio racial y proferir insultos racistas (sic) por declaraciones suyas del 29 de septiembre de 2020 en la cadena CNews.

Tras un ataque a los antiguos locales del semanario Charlie Hebdo, que ya fue objeto de un atentado en 2015, aseguró entonces que los inmigrantes menores no acompañados “son ladrones, asesinos, violadores” y no tienen “nada que hacer” en Francia. “Hay que devolverlos”, agregó.

Su defensa estima que el polemista solo “repitió con otras palabras” las preocupaciones expresadas por las autoridades sobre la delincuencia vinculada a estos menores. Oenegés de defensa de derechos humanos y antirracistas se personaron como partes civiles en el proceso. (AFP).

Comparte este artículo

Publicidad