Sequía crítica en el valle del Jalón

El embalse de La Tranquera solo está a un tercio de su capacidad, tan solo 28 hectómetros cúbicos

La sequía que azota a buena parte de Aragón apura incluso en zonas que cuentan con embalses para regular sus caudales. El caso más notorio se da en el extenso valle del Jalón, en la provincia de Zaragoza, una de las zonas de referencia en la producción frutera de esta región. El embalse de La Tranquera, del que dependen los regadíos de todo este valle y el abastecimiento a la ciudad de Calatayud, solo está a un tercio de su capacidad.

A esa presa le quedan únicamente 28 hectómetros cúbicos, en un pantano que puede llegar a recoger hasta 82. Se encuentra en mínimos históricos, y lo peor es que a la capaña de riegos le quedan aún muchas campañas por delante. De hecho, faltan las semanas más críticas para una gran parte de la producción frutera y también para otras cosechas como el maíz.

Con el embalse de Mularroya pendiente de construir -está en obras, tras años de acumular demoras y problemas de tramitación-, el valle del Jalón depende en exclusiva del pantano de La Tranquera. Y, con las reservas que le quedan, no va a resultar sencillo que den de sí para todo lo que resta de campaña de riegos. La Tranquera tiene ahora la mitad de agua que tenía hace justo un año, y preocupa lo que ocurra el próximo año: el pantano acabará la actual campaña en mínimos y, si en los meses siguientes no llueve en abudancia, empezará la siguiente temporada de riegos con una acusada escasez.

Este es uno de los 17 embalses de la cuenca del Ebro que se encuentran por debajo del 50% de su capacidad. Pero, por tamaño y población a la que abarca, el de La Tranquera es el pantano en situación más grave actualmente en Aragón.

Loading...