Inicio Actualidad Siete consejos para cubrir un pago hipotecario

Siete consejos para cubrir un pago hipotecario

No hay ninguna duda de que las hipotecas suponen para la población que tiene una su mayor gasto mensual. El pago que debe hacer cada mes para cubrir el importe que representa el pago de la vivienda, en la mayoría de los casos, supone un esfuerzo importante que se va a prolongar durante una parte importante de la vida. Por ello, es importante tener en cuenta una serie de consejos para cubrir estos pagos y, en la medida de lo posible, reducir el dinero que se va a abonar en intereses por la hipoteca.

Por ello vamos a dar algunas pautas que se pueden seguir a la hora de sufragar esta ayuda financiera con intereses que reciben quienes piden un crédito hipotecario. Así, una de las cosas que hay que tener en cuenta es que la hipoteca se firma en unas condiciones determinadas, por un plazo y a un tipo de interés. Sin embargo, dentro del mismo contrato se establecen algunos parámetros que permiten modificar los pagos de la misma.

Entre estas modificaciones posibles está la que hace referencia a la amortización de la hipoteca. La amortización consiste, ni más ni menos, en la entrega de una determinada cantidad de dinero por anticipado con el objetivo de reducir el tiempo en el que se va a pagar la hipoteca o reducir la cuota. Estas son las dos opciones que están disponibles y que pueden suponer un ahorro para cualquier hipotecado.

Cuando la hipoteca media en España por la compra de una vivienda es de 121.000 euros, aproximadamente, adelantar parte del pago cuando es posible puede suponer un ahorro muy importante al final. Aquí van algunos consejos:

1.- Ahorrar, siempre que sea posible, una cantidad fija todos los meses por encima de la cuota mensual que tenemos de hipoteca con el objetivo de invertirla a final de año y reducir los intereses que pagamos.

2.- Los “picos”, una oportunidad. También existen diferentes soluciones de bancos que te ofrecen la opción de ingresar cada mes los “picos” de cada una de las compras que haces con tarjeta para ingresarlos en una cuenta ahorro y tener todos los meses un dinero que te esperas.

3.- Los ingresos extras, siempre para la hipoteca. Cualquier ingreso extra que tengamos podemos dedicarlo al pago de la hipoteca. Una herencia, la paga extra de nuestro empresa, un regalo de cumpleaños… cualquier cantidad siempre es buena para dedicarla a la hipoteca y pagar menos intereses.

4.- Ahorra un porcentaje de ingresos de nuestro sueldo al pago de la hipoteca a final de año. Verás como, poco a poco, tu cuota se reducirá y será más fácil lidiar con ella los años que tengas que hacerlo. Para ello, haz tus cálculos abre una cuenta nueva e ingresa todos los meses una cantidad fija. Al final de años tendrás mucho dinero para amortizar.

5.- Piensa en la declaración de la renta. El pago de la hipoteca por la vivienda se puede incluir en nuestra declaración de la renta anual, lo que nos ayudará a pagar menos cantidad por el concepto de compra de vivienda y tener más probabilidades de que Hacienda nos devuelva dinero. El dinero devuelto, a su vez, lo podemos volver a invertir al año siguiente en la vivienda.

6.- Cuando no podamos ahorrar y lo que tengamos son problemas de pago lo mejor es hablar con el banco y buscar opciones. Una buena solución para hacerlo sin tener que pagar intereses por impago es alargar el plazo del crédito y, de este modo, no recibir ningún tipo de sanción.

7.- Pagar sólo intereses. Otra opción cuando no podemos pagar la cuota entera es hablar con el banco para pagar durante algunos meses solo los intereses del crédito. Es una buena solución para las dos partes.

Los bancos ofrecen diferentes opciones de financiación a la hora de contratar un préstamo hipotecario, por lo que lo mejor es que buscas las condiciones de las entidades bancarias para ver cuál se adapta mejor a tus condiciones personales. El secreto para encontrar la mejor es preguntar y negociar.

Por último y para quienes pagan muchos intereses en la hipoteca hay que recordarles que pueden estar siendo víctimas de una ilegalidad al pagar un préstamo hipotecario que triplica el interés legal de la fecha en la que firmaron la hipoteca. En estos casos, los jueces anulan prestamos hipotecarios, según informa en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).