Inicio Actualidad Sigue el lío del River-Boca: ninguno de los dos quiere jugar en...

Sigue el lío del River-Boca: ninguno de los dos quiere jugar en el Bernabéu

La vuelta de la final de la Copa Libertadores 2018 tiene visos de ser una de las más polémicas de la historia si es que aún no lo es. Todo lo que sucedió en la víspera del River-Boca se iba a disputar en el Monumental hizo explotar un caos en Buenos Aires a la altura de pocos derbi en la retina del argentino. La FIFA y la Conmebol decidieron estos días disputar el encuentro entre River Plate y Boca Juniors en el Santiago Bernabéu.

Como era de esperar, ni Boca Juniors ni River Plate salieron conformes de la decisión unánime y salomónica que tomaron desde arriba. El River-Boca se disputaría en el Santiago Bernabéu y tendría el mismo número de aficionados de gallinas que de bosteros. El simple hecho de que sí se tuviera lugar el encuentro dejó inconforme a los xeneizes mientras que los millonarios sintieron que se les había perjudicado demasiado arrebatándoles la condición de local.

Boca Juniors lo hizo oficial a través de un comunicado, el club contrató a Pintó Ruiz & Del Valle, un estudio de abogados especializo en derecho deportivo, para que le ayuden con “su decisión de agotar todas las vías y recursos tendientes a lograr que se haga justicia”. Los abogados contratos son Lucas Ferrer y Jordi López, que serán la defensa legal con las “apelaciones tanto ante la Cámara de Apelaciones de Conmebol como eventualmente ante el Tribunal Arbitral del Deporte, de las decisiones del Tribunal de Disciplina” de todo lo sucedido ante el autobús del equipo el trágico 25 de noviembre.

Por otro lado, River Plate esgrime que también recurrirá a las decisiones tomadas por la Conmebol de jugar el encuentro en un estadio neutral como es el Santiago Bernabéu. Harán “los planteos legales y las apelaciones pertinentes en relación” a las decisiones tomadas por la institución sudamericana: “El cambio de sede dispuesto sobre el partido final de la Copa Libertadores 2018, la sanción económica y la prohibición de disputar con público dos partidos oficiales organizados por CONMEBOL”. La directiva de River entiende que lo sucedido en los prolegómenos del Monumental es un error de la organización de seguridad y no les compete a ellos.