Sin Tramvia Blau como mínimo hasta el 2020

18

Diez días después de que se hiciera público que el Tramvia Blau dejará de circular el domingo 28 de enero, siguen sin respuesta las cuestiones clave del proyecto de reforma integral que el gobierno de Ada Colau asegura que quiere impulsar. No se conocen los plazos, ni parece que haya proyecto. Y tampoco se sabe por qué es necesario detener el servicio y no se espera al día antes de que lleguen las máquinas. Lo único que parece claro es que, como mínimo, el estimado ferrocarril de la avenida del Tibidabo no volverá a rodar hasta el 2020. 

Fue la propia concejala de Movilidad, Mercedes Vidal, la que hizo pública esta fecha a través de su cuenta en Twitter. Pero no en un tuit informativo, sino en respuesta a ciudadanos inquietos. En dos ocasiones, la edila de Barcelona en Comú dijo que serán necesarios un mínimo de dos años. Lo único que ha trascendido hasta el momento es el presupuesto (11 millones de euros). Un dinero que, sin embargo, no está todavía garantizado, pues debe salir de las arcas de la Autoridad Metropolitana del Transporte (ATM). 

El pleno municipal ha aprobado este viernes una extensa proposición de ERC que, en resumen, insta al gobierno a compartir con el resto de grupos su plan de futuro para el Tramvia Blau. En el ambiente ha flotado la posible desaparición del viejo ferrocarril, negada por Vidal, que se ha limitado a decir que el cierre “deja paso a un plan de modernización inédito”. Inédito y misterioso, de eso precisamente se ha quejado la oposición, que ha insistido en conocer los detalles del qué y el cuándo. A menos de año y medio de las elecciones, y tratándose de un símbolo de la ciudad, la cosa tiene difícil progresión.

Puesto que ni TMB ni el consistorio han aportan dato alguno, se puede echar mano de proyectos ferroviarios anteriores para intentar prever los plazos. La línea del Tram de Glòries a Sant Adrià, por ejemplo, de 4,3 kilómetros de longitud (el Tramvia Blau recorre 1,12), se empezó a construir en enero del 2003 y se inauguró en mayo del 2004. Un trabajador de TMB buen conocedor de este tipo de obras asegura que cambiar las vías y la catenaria de la avenida del Tibidabo se podría tener listo en menos de un año. 

La asociación Promoción del Transporte Público, a través de un comunicado, ha instado al consistorio a dejar de “alimentar especulaciones y rumores” y a presentar un “proyecto concreto con calendario de reposición”. Esta entidad participará en la concentración convocada el domingo a las 12 horas en la plaza Kennedy para despedir al Tramvia Blau en su último día de servicio.