Sobrevivir a un padre maltratador

“Yo era muy pequeña, pero hay cosas que sí recuerdo. Mi padre llegaba tarde, borracho, enfadado… y lo pagaba con mi madre. Un día me empujó y bajé las escaleras llorando. Mi madre vino a por mí y le dije: “Mamá, tengo miedo”. En ese momento abrió los ojos, cogió el coche y nos fuimos para casa de mi abuela”.

Nerea es hija de la supervivencia. Hasta los cuatro años estuvo expuesta a los insultos y malos tratos a los que su padre sometía a su madre. Tras la separación, era ella quien los sufría directamente en los días en que le tocaba visita, por orden de un juez. “Me encerraba en una habitación y pasaba el día sin comer. Si intentaba escaparme me pegaba”, recuerda. Hasta que él murió, cuando Nerea tenía nueve años. “Fue un alivio para nosotras, aunque me duela decirlo porque es mi padre, pero los hechos son los hechos, y no puedes cambiarlos. Fue cuando mi madre y yo pudimos empezar una nueva vida”.

Nerea tiene hoy 18 años y es una de las diez jóvenes que este año han participado en un taller para mujeres que crecieron en un entorno con un padre conflictivo o violento, una iniciativa del espacio de igualdad del Ayuntamiento de Madrid Hermanas Mirabal, en el distrito de Tetuán. Allí, dos lunes al mes, -explica Alida Fombona, la psicóloga que ha coordinado el taller- comparten sus historias y sus malestares, para entender cómo esas vivencias pasadas les afectan ahora.
“No podemos ver sólo el daño que sucede en el momento concreto de la violencia, sino también qué pasa con esos hijos e hijas en el futuro, y cómo podemos trabajar para prevenir”, señala.

Prevenir es clave, porque según datos de la Fundación IRES, el 48% de los niños que vive en hogares con padres violentos reproduce esa violencia. Las niñas, por su parte, son más propicias a adoptar conductas de sumisión y obediencia, y un trato deferente en las relaciones de pareja, según advierten varias investigaciones en España sobre el tema.

“La violencia afecta a su ideología. Si vives en un entorno donde se menosprecia a las mujeres y donde tu madre no tiene autoridad, tu autoestima se va a ver afectada. Si te identificas con tu padre, es probable que reproduzcas la ideología de género”, dice Fombona.

el 48% de los niños que vive en hogares con padres violentos reproduce esa violencia

Detrás de estas conductas se esconde un reguero de secuelas. Los daños a corto, medio y largo plazo de la exposición a la violencia machista son graves, independientemente de si esa violencia es directa o no. Vivir en un ambiente donde se maltrata a sus madres impacta sobre su desarrollo psicológico y emocional. Los estudios internacionales que existen revelan que estos niños presentan tasas elevadas de ansiedad, depresión, somatizaciones, problemas de conducta y agresión, culpabilidad, baja autoestima, falta de atención, problemas cognitivos y de relaciones interpersonales. Además, entre un 13% y un 50% sufren Trastorno por Estrés Postraumático.

Según las conclusiones de una investigación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con hijos e hijas de mujeres víctimas de la violencia de género publicada en 2015, las secuelas psicológicas que sufren estos menores son comparables a las del maltrato infantil directo. En el estudio, realizado con 160 menores de entre 6 y 17 años, se detectó que el 37,9% había sufrido maltrato físico y el 79,7% maltrato psicológico. La consecuencia es que el 99,4% de ellos presentaron alguna alteración psicológica al menos leve y el 80,6% al menos una alteración psicológica moderada o grave.

El 10,8% de los menores en España vive en entornos de violencia machista

“No puedo estar sola o dormir sola, ir por la calle sola, desconfío mucho de la gente. Por eso necesito llevar a cabo este proyecto, desahogarme con gente que haya pasado por esto. Nunca he podido hablarlo con nadie. Es algo que la gente no suele ir diciendo por ahí: mi padre era un maltratador”, explica Nerea, que también perdió a su madre a causa de una enfermedad años después de la separación.

Víctimas invisibles

Pese a todo, la consideración por parte de las administraciones hacia estos menores ha sido casi inexistente. Son víctimas invisibles, como señala el propio título de la investigación del Ministerio. Hasta el cambio legislativo de 2015, ni siquiera eran tenidos en cuenta como víctimas. Sólo Andalucía, que desde 2009 ofrece atención psicológica a los menores huérfanos de la violencia de género, les daba esta consideración desde años antes. A principios de 2017, además, el Instituto Andaluz de la Mujer puso en marcha un plan de choque de urgencia con 42 profesionales que atienden a los menores en las primeras 24 horas para minimizar el impacto emocional en el caso de niños y niñas cuyas madres han sido asesinadas.

Fombona reconoce que en el caso de Madrid se han empezado a destinar recursos específicos para estos casos desde hace sólo cuatro o cinco años.

Y eso que entre 2013 y 2017, en España han quedado huérfanos más de 160 menores por esta causa, pero los que sufren la violencia día a día son muchos más. Según la última Macroencuesta sobre violencia de género (2015), el 10,8% de los menores en España vive en un hogar donde se ejerce violencia psicológica hacia sus madres; y el 2,4% en uno donde se ejerce violencia física. En el 52,2% de los domicilios donde se maltrata físicamente a una mujer viven niños.

Entre 2013 y 2017, en España han quedado huérfanos más de 160 menores por el machismo

Pero no sólo eso. El 63,3% de las mujeres afirma que sus hijos e hijas presenciaron alguna de las situaciones de violencia y un porcentaje similar, el 64,2%, sufrieron a su vez violencia de los agresores de sus madres. En ocasiones, como ocurrió a principios de mayo con un menor de 11 años durante el régimen de visitas en A Coruña, son también asesinados por sus padres.

“Los agresores saben perfectamente que una de las maneras de dañar a las mujeres es dañando a los menores, o rompiendo la relación de estos con sus madres. A veces dañan al niño siendo negligentes en los cuidados, o no devuelven a los niños a su hora tras una separación, o hablan mal de la madre delante de ellos. Otras veces el padre les manipula para que vigilen a su madre, o para que entren dentro de los insultos. Son utilizados por su padre, al que también tienen miedo”, dice Fombona.

Maltratar a la madre también es maltratar al menor, en el sentido en el que mermas su capacidad cuidadora

En el caso de los hijos, además, muchas veces el maltrato es doble: primero, por la violencia psicológica o física que directamente se ejerce contra ellos; y segundo, por la imposibilidad de las madres, que están dañadas, de poder protegerles. “Maltratar a la madre también es maltratar al menor, en el sentido en el que mermas su capacidad cuidadora”, señala Fombona, que advierte de que en situaciones así el juicio social recae directamente sobre las mujeres. “No podemos juzgar a una madre maltratada por no proteger a su hijo”.

Nerea, lejos de culparla, habla de su madre como su “salvadora”. “Siempre me sentí apoyada por mi madre, aunque no estuviera cerca. Fue mi salvadora y su propia salvadora. Sin ella no sería tal y como soy ahora. Lo ha sido todo y lo será todo”.

Loading...