Inicio Actualidad Solari-Isco y los divorcios más sonados de entrenadores y sus estrellas

Solari-Isco y los divorcios más sonados de entrenadores y sus estrellas

El divorcio entre Isco y Solari es total. El malagueño y el argentino no se tragan. Los desplantes de uno y las decisiones de otro lo dejan bastante claro. No conectan y la solución se antoja complicada, pues ninguno parece que vaya a achantarse. No es nuevo que un entrenador y una de sus estrellas no se lleven bien e incluso se enfrenten en público o en privado. En el mundo del fútbol hay numerosos casos similares, y a continuación recopilamos algunos de los más sonados.

Ibrahimovic – Guardiola

Zlatan Ibrahimovic no guarda buen recuerdo de su paso por el Barça, y concretamente de Pep Guardiola, algo sobradamente conocido por todo el mundo. Diez años después, el ariete sueco sigue disparando con bala cada vez que se le pregunta por el técnico del City, al quien considera gran culpable de su efímero paso por Can Barça: “En Barcelona, ​​la segunda mitad de la temporada fue un desafío para mí porque llegué a una situación en la que el entrenador no me hablaba, y eso fue algo nuevo para mí”.

Benítez – Gerrard

No todo fue tan bonito en el Liverpool de Rafa Benítez. Steven Gerrard, capitán por aquel entonces y leyenda red, no aguantaba al entrenador español, al que por otro lado elogiaba tácticamente. “Yo no lo gustaba”, decía. Además, dijo que cuando se vio con su madre, lo primero que le preguntó Benítez fue lo siguiente: “¿A Steven le gusta el dinero?”. “Yo pensé, ‘¿pero qué clase de pregunta es esa?’ Puedo telefonear a todos mis ex entrenadores y charlar con ellos … menos a Rafa”, añadió en su biografía Gerrard.

Forlán – Quique Sánchez Flores

Ambos tuvieron graves problemas en el Atlético de Madrid. Además, públicamente cargaron uno contra el otro en varias ocasiones. “Quique tenía un problema personal conmigo y lo demostró, ese señor ha pasado por muchos equipos y en todos ha tenido problemas, aunque yo también me equivoqué con alguna actitud. Todo el mundo sabe quién es Quique y quién es Forlán”, dijo el uruguayo en su día.

Luis Aragonés – Raúl

Fue una de las decisiones más controvertidas de Luis Aragonés como seleccionador, si no la que más. El entrenador decidió dejar de contar con Raúl González, hasta entonces capitán de la Selección. Se generó un clima de tensión extremo, parte de la afición y de los medios pedían a Raúl, pero Aragonés fue firme. Un desencuentro de los más sonados de la historia reciente de nuestro fútbol, sin duda. 

Pellegrini – Riquelme 

“Durante mi carrera los jugadores más fáciles para dirigir han sido Cristiano Ronaldo y Raúl. No importa cuánto ganen: son deportistas de excelencia. Y el más complicado fue Juan Román Riquelme”, dijo hace poco Manuel Pellegrini, que coincidió con el argentino en el Villarreal y no acabaron muy bien. El chileno vino a decir que Riquelme quería jugar siempre sí o sí de titular, y él se negó. El jugador, años después, dijo que “Pellegrini se prestó para lo que el presidente quería”.

Irureta – Djalminha 

Otro de los momentos más famosos de la historia del fútbol español. Entrenamiento del Deportivo de la Coruña en el que pitan un penalti en contra del equipo en el que estaba el brasileño durante el partidillo. Protestó y le daba patadas al balón cada vez que Makaay ponía el cuero en el punto de penalti.

Mancini – Balotelli

El entrenador y el delantero tuvieron una de las peleas más impactantes durante un entrenamiento del Manchester City. SuperMario realizó una dura entrada sobre su compañero Scott Sinclair. Roberto Mancini se lo recriminó agarrándole de la camiseta y espetándole gritos. Una imagen que será difícil de olvidar…

Bielsa – Fernando Llorente

Marcelo Bielsa era entrenador del Athletic y Fernando Llorente no renovaba. Acabó marchándose libre, pero antes pasaron cosas. El entrenador argentino echó a Fernando Llorente de un entrenamiento, lo mandó a la ducha antes de tiempo. “Que falte paz no es que falte unión”, dijo Bielsa, asegurando que pidió a Llorente que abandonara el entrenamiento por considerar que su “aportación no era la que yo deseaba”.