Inicio Actualidad Sumar rescata la retórica del primer Podemos: hay que «adoptar posiciones hegemónicas»

Sumar rescata la retórica del primer Podemos: hay que «adoptar posiciones hegemónicas»

La líder de Sumar, Yolanda Díaz, proclamó este miércoles, leyendo la ponencia política que se debatirá en la asamblea fundacional del partido, que éste pretende «alterar la correlación de fuerzas» y «adoptar posiciones hegemónicas», una retórica casi idéntica a la del primer Podemos y al enfoque ‘gramsciano’ de Íñigo Errejón, que no en vano es el autor de dicho documento de Sumar.

Díaz dio comienzo a la reunión del llamado Grupo Promotor de Sumar, que debe preparar la asamblea fundacional del 23 de marzo, con una intervención en abierto en la que expuso las líneas básicas de la ponencia política y la organizativa.

Partiendo del diagnóstico de que se vive «un repliegue de las fuerzas progresistas a escala internacional» en el que «España es una especie de isla», Sumar «asume la necesidad y responsabilidad de proponer el rearme ideológico, intelectual y cultural», y considera «imprescindible la disputa por una idea alternativa de futuro» y por la «idea de libertad», refutando el planteamiento de los liberales para defender, en su lugar, que libertad es «que la gente pueda vivir con dignidad» y tener «un horizonte de vida mejor».

Para este objetivo, el método será que Sumar, «desde las instituciones y desde las calles, tiene que empujar para alterar la correlación de fuerzas» y «adoptar posiciones hegemónicas para ganar nuestro país». Díaz continuó que pretende ir «más allá de entender la democracia como un sistema político» para que «llegue a la vida cotidiana». Algo, puntualizó, que supone «alterar el statu quo» y «hacer retroceder a las fuerzas oligárquicas y antiigualitarias», un mensaje que también recuerda al primer Podemos.

En lo que Díaz y presumiblemente el texto de Errejón que estaba resumiendo quisieron marcar distancias tácitas con el desarrollo posterior de Podemos fue al propugnar «formas que se basen en el diálogo, en el respeto muto; formas que nos permitan el debate». Y, aún más explícitamente: «Queremos disidencias intelectuales, culturales y políticas, pero que sean ordenadas y cohesionadas». Lo juzgó «imprescindible para que tengamos vida en Sumar».

La líder de Sumar se propuso «construir una fuerza política de nuevo cuño, que se tiene que estructurar sobre el movimiento ciudadano» y «la inteligencia colectiva» pero que también debe integrar a «los partidos que comparten con nosotros un horizonte de país» y servirse de su «experiencia» y bagaje. Díaz supera así su inicial aversión a las formaciones políticas tradicionales, pero propuso «una organización flexible, ligera, digital».