Inicio Actualidad Sumar ya es oficialmente una ‘plurinación’: adopta el nombre de Grupo Plurinacional...

Sumar ya es oficialmente una ‘plurinación’: adopta el nombre de Grupo Plurinacional en el Congreso de los Diputados

Yolanda Díaz ya se salta la Constitución sin miramientos. Si el artículo 2 de la Carta Magna regula «la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles», la vicepresidenta asegura oficialmente ser la líder de un partido «plurinacional». Porque así ha llamado a su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados: Grupo Plurinacional Sumar.

¿Cuáles son las naciones supuestamente representadas? Sobre que esté la española puede haber más dudas, dado el contenido de las propuestas de Sumar. Pero las que está claro que consideran que están dentro son las de los «países catalanes» que defienden sus marcas regionales de Cataluña y las de los que defienden una «Euskal Herria». Y es que Sumar aglutina a partidarios del mal llamado derecho a decidir y de otras naciones por inventar. En ese grupo parlamentario se encuentran Movimiento Sumar -el partido instrumental creado por Díaz para liderar los pactos con el resto de formaciones-; parte de Podemos; Izquierda Unida (IU), el PCE, que va dentro de IU; Más Madrid y Más País; Compromís; Catalunya en Comú; Chunta Aragonesista, AraMés (Baleares) y sus diversas marcas; Verdes-Equo; Drago Canarias; Batzarre (Navarra); Alianza Verde; Izquierda Asturiana e Iniciativa del Pueblo Andaluz.

Traducido: que pueden estar representando antes a una supuesta nación andaluza que a la española. El único problema que tienen es que sólo existe, de todas ellas, la nación española. Pero, sea como sea, lo cierto es que Sumar ya ha adoptado como grupo parlamentario un nombre que desafía abiertamente la Constitución. Porque en ningún caso es legal la plurinacionalidad en España.

De hecho, la Carta Magna española recoge expresamente la existencia «indivisible» de la «patria común» de «todos los españoles» -España- y el mero reconocimiento del «derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas». Nunca el derecho a ser denominadas o tratadas como nación todo el resto de regiones o comunidades autónomas.

Hay que recordar que la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y el expresidente prófugo de la Justicia Carles Puigdemont, no dudaron en retratarse sonrientes y animados antes incluso de que se vieran las caras Santos Cerdán y el golpista Puigdemont bajo una fotografía gigante del 1-O donde se ensalzaba una de las urnas de la votación ilegal.

Allí, Yolanda Díaz y Puigdemont departieron durante más de dos horas en una sala de la sede bruselense del Parlamento Europeo. Y la conclusión de Yolanda Díaz, expresada a través de la red social X, fue que «el diálogo es un método y un compromiso. Para impulsar avances sociales y para caminar hacia un país plurinacional donde la política sea el centro de las soluciones. Seguiremos hablando, seguiremos buscando salidas en el diálogo y la democracia». Es decir, que el fraccionamiento de España ha pasado ya a formar parte de los objetivos oficiales de Yolanda Díaz.