Inicio Actualidad Suspendido el Sestao-Majadahonda: enganchón del portero con la grada tras recibir insultos...

Suspendido el Sestao-Majadahonda: enganchón del portero con la grada tras recibir insultos racistas

El partido Sestao River-Rayo Majadahonda del grupo I de Primera RFEF fue suspendido por un tremendo enganchón entre Cheikh Sarr, portero del equipo madrileño que fue víctima de insultos racistas, con los aficionados del conjunto vasco. Sarr se fue a la grada de detrás de su portería e incluso agarró a un hincha del Sestao.

Según explica el Rayo Majadahonda, el portero senegalés recibió insultos racistas en un momento del partido, motivo por el que el guardameta se revolvió contra la grada. Sarr llegó incluso a agarrar a un aficionado por la bufanda que portaba y se originó tras ello una tangana con la que se suspendió este partido de fútbol en el Campo Municipal de Las Llanas.

Tras este suceso el Rayo Majadahonda se negó a seguir jugando el encuentro. «Nuestro equipo no saldrá de nuevo a reanudar el encuentro tras recibir insultos racistas inadmisibles a nuestro jugador. Condenamos todo tipo de insultos racistas en el deporte», explicó en sus redes sociales el equipo madrileño. El partido quedó así suspendido en el minuto 84.

El partido, correspondiente a la jornada 30 del grupo I de la Primera RFEF, acabó antes de tiempo, en el minuto 84 y justo después de que expulsaran al propio Sarr, víctima de estos insultos racistas. El guardameta vio la cartulina roja por estos incidentes y tras eso el Rayo Majadahonda se negó a jugar el partido ante el Sestao, que en ese momento había marcado el gol que le daba la victoria momentánea.

Insultos racistas al portero

En ese momento de tensión Cheick Sarr habría recibido cánticos de «negro» de forma muy despectiva. El portero se revolvió contra la grada, se enganchó con ellos y se formó una tangana entre jugadores y aficionados. Tras ello el Rayo Majadahonda se negó a seguir jugando y al árbitro no le quedó otra que mandar a ambos equipos a los vestuarios y suspender este encuentro.

La imagen del fútbol español vuelve a quedar dañada en una jornada en la que también en Getafe, durante el partido de Liga Getafe-Sevilla, se paró el partido por gritos racistas a Marcos Acuña. Quique Sánchez Flores denunció a su vez gritos en su contra en una espiral de violencia verbal que no tiene fin en los campos españoles, sean de la categoría que sean.

Jorge Casado, capitán del equipo madrileño, mostró su indignación en las redes sociales: «Es una auténtica vergüenza lo sucedido hoy en el estadio Las Llanas, campo del Sestao River Club. Una sección del campo propinando insultos racistas a nuestro compañero Cheick Sarr por su color de piel. Además, la Primera RFEF obligándonos a salir a terminar el partido. Siento vergüenza. Parece mentira, año 2024, y tenemos descerebrados en los estadios campando a sus anchas. Todos somos Cheick. No al racismo».

Sin embargo, Iñaki Acha, vicepresidente del Rayo Majadahonda, explicó en Radio MARCA que el árbitro no les obligó a regresar al terreno de juego, todo lo contrario: «No ha habido ninguna presión para volver a disputar el partido. Ha sido una decisión nuestra, que el árbitro ha aceptado».

Comunicado del Sestao River

Por su parte, el Sestao River emitió un comunicado oficial: «Si se demuestran los presuntos insultos racistas, pondremos todos los medios a disposición para colaborar con la justicia deportiva y depurar las responsabilidades de quien corresponda».

La Federación reacciona

A última hora del sábado la Federación Española emitió un comunicado en el que explicaba qué ocurrió en el Sestao River-Rayo Majadahonda: «Cheikh Sarr, portero del conjunto visitante, denunció haber recibido insultos racistas sin que ningún miembro del equipo arbitral, dado su posicionamiento en el terreno de juego, pudiera escucharlos».

La RFEF especifica que Francisco García Riesgo, árbitro del encuentro, suspendió el partido «cuando los futbolistas del equipo visitante decidieron abandonar el terreno de juego debido a los hechos mencionados, sin que el colegiado pudiera poner en práctica el protocolo antirracismo ya que el conjunto madrileño se negó a seguir jugando».

Por supuesto, la Federación «rechaza, de manera tajante y sin paliativos, cualquier acto o conducta racista, como los insultos recibidos por el jugador Marcos Acuña en el Getafe CF-Sevilla FC de este mismo sábado, y reitera su compromiso en la lucha contra esa lacra».