Inicio Actualidad Suspenso en feminismo en las cuentas de Cifuentes

Suspenso en feminismo en las cuentas de Cifuentes

Dos días antes de la huelga feminista del 8 de marzo la presidenta regional Cristina Cifuentes anunció que su Gobierno quería “contribuir a la celebración del Día de la Mujer” con algo más que “un gesto”. Y concretó en números su nueva Estrategia Madrileña por la Igualdad de Mujeres entre Hombres y Mujeres: “Está dotada con más de 254 millones hasta 2021 y estructurada en 9 grandes ejes que desarrollan 157 medidas importantes en la salud, la educación, el empleo, la cultura…”. El problema de esta estrategia  es que es imposible seguir su rastro en los presupuestos. Y es la segunda vez que ocurre en políticas de mujer: la Estrategia Integral de Acción contra la Violencia de Género es inabordable desde 2016, pese a tener un presupuesto de 272 millones para cinco años y 160 medidas.

Lo único claro en la maraña de cifras es que la dotación de la Dirección general de la Mujer, de la que dependen estas políticas, recibe este curso con Cifuentes 23,7 millones, 6,7 millones menos que en 2011, en el corazón de la crisis. Incluso, según datos de Comisiones Obreras, la partida económica de la dirección llegó a ser de 44,7 millones en 2008. Es decir, casi el doble.

En Asuntos Sociales y Familia no desglosan el incremento presupuestario, sino que una portavoz habla de “una reordenación de las políticas en las consejerías, por ejemplo, en todas las oficinas de empleo hay un punto de atención a las mujeres víctimas de violencia de género”.

En 2016 Carmen Martínez Ten, portavoz socialista en la comisión de la Mujer, pidió sorprendida al Gobierno regional el detalle del gasto de la estrategia contra la violencia machista por consejerías –un dato no proporcionado ahora a este diario-. De él se desprende, por ejemplo, que supuestamente se han presupuestado en la cartera de Justicia 60 millones para violencia machista en tres años. Una cifra enorme que contrasta con las palabras de Carlos Izquierdo, consejero de Asuntos Sociales, quien en enero reconoció en la Asamblea de Madrid que había que “mejorar también la situación en los juzgados”.

“Estas estrategias son una burla. ¿Quién se las va a creer cuando el pacto de Estado de violencia de género tiene una partida de 200 millones?”, se revuelve la socialista Martínez Ten. “Es una cortina de humo. Quieren tapar el movimiento feminista y el tropiezo de Cifuentes de decir que haría una huelga a la japonesa”. No todo son peros. Con Cifuentes, por primera vez en la historia, la Abogacía General de la Comunidad de Madrid se persona como acusación en casos de maltrato, como exige la ley desde 2005, y ello supone un coste en personal.

Suspenso en feminismo en las cuentas de Cifuentes

En Podemos también han intentado sin éxito desentrañar los presupuestos. “Son opacos. No hay forma de saber dónde va el dinero. Lo que el Gobierno regional llama ‘estrategia’, es meter en un mismo saco cosas que se hacían o que dicen que van a hacer, encuadernarlas en un librito y lanzarlas por todos los lados como si fuese algo nuevo”, opina Clara Serra, su portavoz en la comisión de Mujer.

Una opinión que comparte su homóloga de Ciudadanos, Esther Ruiz: “He preguntado al consejero [Izquierdo] en la comisión y en el pleno y no contesta de dónde sale el dinero de las estrategias. Ya le doy por imposible. Sus medidas hablan de fomentar, impulsar algo… , pero no hay medidas concretas”. Y Ruiz pone un ejemplo, “aprobamos destinar 300.000 euros a contratar trabajadores sociales forenses y psicólogos forenses por las tardes y los fines de semana –ahora se ofrece el servicio por las mañanas, de ocho a tres- y no lo han puesto en marcha”.

La oposición denuncia que, además, el 25% del presupuesto contra la violencia de género no se ejecuta. Izquierdo, el consejero –que ha sido reprobado por el pleno por su gestión en Asuntos Sociales- exculpó el pasado enero al Gobierno regional en la Asamblea: “Los Ayuntamientos no nos justifican adecuadamente los gastos que realizan”.

«Se han frustrado las expectativas de las asociaciones»

Elena de León, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres, cree que con la última estrategia «se ha frustrado las expectativas de las asociaciones. La mitad de las medidas son estudios, pero falta acción social, no hay un plan de acceso al empleo o no se detalla a quien van dirigidas las medidas, a las lesbianas, las gitanas, las inmigrantes…». Durante 2017 diversos colectivos que integran el Consejo de la Mujer se estuvieron reuniendo para aportar ideas a la estrategia y lamenta no verlas en el texto final. «Se les han atragantado las medidas de derechos sexuales y reproductivos o la dependencia»: