Inicio Actualidad Telefónica toma ventaja en Brasil por Oi tras el fracaso de su...

Telefónica toma ventaja en Brasil por Oi tras el fracaso de su rival

08 de septiembre de 2020 (10:41 CET)

Brasil se pone de cara para Telefónica. Si hace un par de meses parecía que la compra de los activos móviles de Oi era difícil, ahora la situación es bien distinta. Telefónica, que ha lanzado su oferta junto a la italiana TIM y Claro (Carlos Slim), han sido calificados como «primer licitador» en el proceso de venta del negocio móvil de la brasileña quebrada. ¿Qué implica esta decisión? Que la multinacional española tendrá, entre otras cuestiones, derecho a igualar cualquier oferta que se presente.

El proceso arrancó hace meses y será largo. El pasado 18 de julio, Telefónica, que opera en Brasil bajo la marca Vivo, se une a Telecom Italia (TIM) y la mexicana Claro, de grupo América Móvil, para presentar una oferta por los activos móviles de Oi.

La oferta, cuyo importe no trascendió, se enmarcaba en un proceso equivalente al concurso de acreedores español porque grupo Oi, cuarto operador de telecomunicaciones de Brasil, se acogió a ley de quiebras de su país en 2016. El objetivo: poder seguir operando y reorganizar con sus acreedores el pago de deudas por valor de unos 65.000 millones de reales (más de 12.700 millones de euros).

Primeras malas noticias

El 23 de julio, para sorpresa de muchos, saltaba la noticia: Highline Brasil, controlada por la estadounidense Digital Colony y un player desconocido en el sector, tomaba ventaja. Esta firma de capital riesgo, cuyo principal inversor es el empresario estadounidense Thomas Barrack Jr., llegó a un acuerdo de exclusividad para negociar con Oi la compra de sus activos móviles. Los valoró en unos 20.000 millones de reales (3.190 millones de euros). 

Telefónica tuvo entonces que mover ficha. La multinacional española y sus socios esperaron a que las conversaciones de Highline Brasil y Oi fracasaran. Entonces presentaron una nueva oferta vinculante el 27 de julio que ahora han vuelto a reformular, según ha informado en la madrugada de este martes la operadora española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La oferta de Telefónica: 2.630 millones de euros

Los tres socios han ratificado el valor de 16.500 millones de reales brasileños (2.630 millones de euros)  —de los que 756 millones de reales corresponden a los servicios transitorios que serán prestados por Oi a los oferentes durante 12 meses — y el compromiso de celebrar contratos a largo plazo para la prestación de servicios de capacidad de transmisión, y ajustes en ciertos términos de la Oferta Revisada.

Tras esta oferta, han sido calificados por Oi para participar en el proceso competitivo de venta de los activos móviles como stalking horse (primer licitador), lo que deberá reflejarse en la propuesta de modificación del Plan de Reorganización Judicial del Grupo Oi, a ser aprobado en su Junta General de Acreedores convocada para hoy, 8 de septiembre.

Con esta calificación, Telefónica y sus socios también tendrán el derecho, a su sola discreción, «a cubrir la oferta de mayor valor que pueda presentarse en dicho proceso competitivo», añade el comunicado remitido a la CNMV.