Toda la oposición reprueba a Colau como alcaldesa y exige su dimisión como concejal de Seguridad

13

El pleno de Barcelona ha aprobado este viernes reprobar la “mala gestión económica” y la falta de transparencia del Gobierno de Ada Colau, después de desajustes presupuestarios por una caída de ingresos, y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha negado recortes y ha explicado que, de mantenerse la situación actual, se podría ver afectado el 1% del Presupuesto de 2019, de un total de 2.600 millones.

Pisarello ha señalado que la disminución de ingresos podría afectar a este 1%, equivalente a unos 26 millones, “si se confirma la reducción y si el Estado y la Generalitat no cumplieran con las obligaciones con Barcelona“, y ha tachado de irresponsable y hasta cierto punto indecente generar falsas alarmas por razones electoralistas, como ve en grupos de la oposición.

Ha defendido que el Gobierno de Colau terminará el mandato habiendo invertido 800 millones más que en el anterior, mientras que ha acusado a la Generalitat de mantener deudas de al menos 360 millones y al Gobierno central de 500 sólo en transporte público, y ha dicho que la situación puede generar “reprogramaciones”.

El pleno, en sesión extraordinaria, ha aprobado tres proposiciones: una promovida por PDeCAT, ERC y PSC, con el apoyo de todos los grupos de la oposición y el voto contrario del Gobierno de BComú; otra de Ciudadanos, y otra del PSC, ambas aprobadas con el voto a favor de todos los grupos, menos la CUP, que se ha abstenido, y BComú, que las ha rechazado.

Comisión de seguimiento

La proposición promovida por PDeCAT, ERC y PSC lamenta la “falta de previsión y transparencia” del Gobierno municipal y una gestión que considera que puede provocar recortes, e incluye crear una comisión no permanente de seguimiento de las inversiones y de la ejecución del presupuesto, e instar al Gobierno municipal a asumir responsabilidades al más alto nivel político en el caso de que estos recortes se lleven a cabo.

La de C’s reprueba la acción del Gobierno municipal por falta de transparencia y pide crear esta comisión y una versión actualizada del plan de inversiones, mientras que la del PSC reprueba la gestión económica del ejecutivo de Colau y su actitud, y pide un informe en 15 días sobre el estado del presupuesto municipal.