Toro de la Vega: cronología de una victoria animalista

La prohibición en 2016 del polémico torneo del Toro de la Vega que se celebra cada septiembre en la localidad vallisoletana de Tordesillas es, probablemente, uno de los mayores hitos en la historia de la lucha animalista en España. Aunque la fiesta se sigue celebrando y el animal es perseguido en un encierro por el pueblo, la decisión de la Junta de Castilla y León de prohibir alancear y dar muerte al toro fue entendida por muchos como el resultado de años de lucha por parte de las asociaciones de defensa de los animales, que por el camino se sometieron a la violencia e insultos de los defensores de la fiesta. El fin del Toro de la Vega, que levantó incluso ampollas entre representantes políticos del mismo partido y las protestas de decenas de personalidades del mundo de la cultura y el arte, pasó entonces a convertirse en el primer paso hacia la abolición del maltrato animal en las fiestas de nuestro país. Esta es la cronología de la victoria animalista:

1900-1908: aunque el movimiento animalista parezca reciente, las primeras objeciones a este tipo de festejos se remontan a más de un siglo atrás. Tanto en 1900 como en 1908, el Ministerio de la Gobernación de entonces publicó Reales Órdenes en las que instaba a alcaldes y a gobernadores civiles a abolir las capeas y corridas de toros, unos espectáculos que fueron tachados de “peligrosos” e “incultos”, según consta en los textos legales.

1954: el inicio de la polémica por el Toro de la Vega se atribuye, no obstante, a este año, tras la difusión, el 27 de noviembre en el No-Do, de unas imágenes sobre la fiesta vallisoletana que despertaron las críticas de colectivos nacionales e internacionales por la defensa de los animales. En 1958, la Word Federation for the Portection of Animals instaba al gobernador de Valladolid a prohibir un espectáculo “impropio de la civilización de nuestro siglo y que contribuye a alimentar en el mundo la leyenda de la crueldad de los españoles”.

1960: Por sorprendente que parezca, las primeras limitaciones al Toro de la Vega llegaron del franquismo. Carlos Arcos y Cuadra, ministro plenipotenciario franquista y jefe de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Dictadura, crea y preside la Asociación contra la Crueldad en los Espectáculos, cuyo objetivo era suprimir los “espectáculos cruentos” como el Toro de la Vega, el Toro de Fuego o la Fiesta de los Gansos. El papel de la asociación va a ser clave para lograr que en 1963 el Ministerio de la Gobernación prohíba, a través de una Real Orden, la crueldad en los festejos populares como el de Tordesillas.

1966-1970: Las presiones del Ministerio aumentaron y, durante estos años, el torneo del Toro de la Vega quedó limitado a un encierro en el que el hostigamiento y la muerte del animal quedaron suprimidos del espectáculo.

1970: un cambio en los puestos de mando, sumado a las presiones de los aficionados a la fiesta y el apoyo de otras personalidades consiguen que el Torneo del Toro de la Vega vuelva a permitir la crueldad y muerte en el espectáculo, que las autoridades no volverán a poner en entredicho hasta muchos años después.

1980: lejos de replantearse cambios, el Ayuntamiento de Tordesillas toma medidas para proteger la fiesta de las denuncias animalistas. El Torneo del Toro de la Vega fue declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional por Resolución de la Secretaría de Estado de Turismo de 18 de enero de 1980. Una Orden de la Consejería de Presidencia y Administración Territorial de la Junta de Castilla y León, por su parte, lo declara Espectáculo taurino tradicional el 7 de septiembre de 1999.

2007-2011: las consecutivas celebraciones del Torneo del Toro de la Vega concentran cada vez a mayor número de detractores y defensores de los animales, que se manifiestan para tratar de impedirla. Se suceden las recogidas de firmas, campañas, concentraciones y protestas por parte de diferentes colectivos y 500 artistas e intelectuales, en el marco de una campaña lanzada por el Partido Animalista PACMA, firman un manifiesto pidiendo su abolición.

2013: la Junta de Castilla y León abre un proceso sancionador contra los lanceros y el organizador del Torneo del Toro de la Vega tras una denuncia presentada por la Asociación Contra la Tortura y el Maltrato Animal por permitir la matanza fuera de la zona autorizada.

2013: Izquierda Plural (formada por Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya-Verds y Chunta Aragonesista) llevan al Congreso, con el apoyo del PSOE, una propuesta para una ley sobre maltrato animal que contempla la prohibición del Toro de la Vega. No obstante, la propuesta no salió adelante debido a la oposición del PP y a la abstención de CiU y PNV.

2016: la Junta de Castilla y León aprueba un decreto-ley que, aunque permite la celebración del torneo, prohíbe el hostigamiento del toro y la muerte del animal en público. El Ayuntamiento de Tordesillas recurrió la decisión, pero el Tribunal Constitucional avaló la prohibición. En septiembre, el Toro de la Vega se celebra por primera bajo la nueva normativa.

Loading...