Inicio Actualidad Torra y Urkullu plantan a Sánchez: no asistirán a la Conferencia de...

Torra y Urkullu plantan a Sánchez: no asistirán a la Conferencia de Presidentes

Un reparto equitativo del fondo de recuperación europeo que acaba de conceder a España la UE, así como una mayor coordinación ante los brotes de coronavirus que se están produciendo en todo el territorio nacional serán algunas de las demandas que plantearán los responsables de los Gobiernos autonómicos al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en la próxima Conferencia de Presidentes, que se celebrará el próximo viernes 31 de julio y a la que ya han confirmado que no asistirán ni el presidente de la Generalidad, Quim Torra, ni el lendakari Íñigo Urkullu.

El Gobierno ha anunciado que será en San Millán de la Cogolla la primera reunión presencial de Sánchez con los presidentes autonómicos desde que estalló la pandemia del coronavirus y después de haberse celebrado en este tiempo catorce reuniones telemáticas. El jefe del Ejecutivo ha respondido a la invitación de la presidenta riojana, Concha Andreu, para celebrar allí una conferencia centrada en los efectos económicos y sociales de la pandemia y en los recursos que se van a necesitar para paliarlos.

Pero no estarán todos. El presidente Torra, ha remitido una carta al presidente del Gobierno para pedirle poder intervenir por vía telemática en la conferencia y preparar antes los contenidos de la reunión. Por su parte, Urkullu ha comunicado que «hoy por hoy» no prevé acudir a la Conferencia, dado que no se ha convocado la Comisión Mixta del Concierto, como ha solicitado en reiteradas ocasiones.

Fuentes de la Presidencia del Gobierno Vasco han explicado que «no sería coherente, en el caso de Euskadi por lo menos, acudir a una reunión para hablar de fondos europeos sin que se haya celebrado la Comisión Mixta de Concierto Económico para acordar la capacidad de endeudamiento como consecuencia de la caída de recaudación».

Fondos europeos

La Conferencia de Presidentes se celebrará diez días después de que en Bruselas se lograse el acuerdo para el fondo de recuperación europeo. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicó que el presidente desea mantener la línea de diálogo abierta con los gobernantes autonómicos desde que se inició la crisis del coronavirus y quiere también explicar en este encuentro lo que supone el fondo europeo.

El Gobierno entiende que todos los presidentes deben involucrarse en las medidas para la recuperación. «Es imprescindible contar con ellos», dijo Montero. Pero del fondo europeo quieren hablar también los presidentes autonómicos, que esperan de Sánchez un mayor detalle sobre cómo se va a repartir.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, demandará un reparto justo y equitativo de los fondos que «respete el criterio de la UE: población, tasa de paro y PIB per cápita». Un reparto «justo» piden también presidentes como el de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, o el murciano Fernando López Miras. Revilla espera que no sea como la distribución de fondo Covid-19, que consideró «absolutamente injusta» para su comunidad.

Habrá otras demandas económicas, como la que hará Navarra para que se «clarifiquen» sus posibilidades financieras tras quedar fuera del fondo Covid debido a su régimen fiscal propio. Y muchos presidentes no se olvidarán de la tantas veces reclamada reforma de la financiación autonómica. Lo hará el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, quien además de exponer su intención de presentar proyectos que el fondo europeo pueda sufragar, reclamará esta reforma «inaplazable y urgente».

Del mismo modo, el presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page, ha dicho este viernes que propondrá en la reunión una revisión de la financiación autonómica «habida cuenta del éxito» logrado con el fondo europeo.

Brotes y rebrotes

Es previsible que buena parte de la reunión de San Millán de la Cogolla se dedique a estudiar la situación sanitaria del país ante la multiplicación de rebrotes.
El presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, planteará la necesidad de establecer una coordinación a nivel nacional y de contar con una legislación adecuada para que las autonomías puedan actuar cuando surja un brote en su territorio. Ya ha reclamado en varias ocasiones al Gobierno central un plan de brotes nacional y que se reforme la Ley Orgánica de Salud Pública de manera que, sin tener que declarar el estado de alarma.

La Xunta pone como ejemplo de descoordinación el asunto de las mascarillas. La mayor parte de las comunidades obligan a utilizarlas, pero Madrid, una de las más golpeadas por la pandemia, ha decidido no hacerlo. Y coordinación pide también Juanma Moreno. El presidente andaluz reclamará a Sánchez más coordinación de la que está habiendo, así como «la máxima fluidez de información entre todos».

En este capítulo, Emiliano García-Page, reclamará, por su parte, que se cree una reserva estratégica de medicamentos y de vacunas contra la COVID-19, cuando ésta se desarrolle, para evitar problemas de falta de suministro como ocurrió en su momento con las mascarillas. El Gobierno en cualquier caso ya se ha comprometido a preparar dichas reservas.