“Traigan comida y una muda, el pleno será largo”

Este miércoles el Parlament de Catalunya puede abrir la puerta a la dimensión desconocida. Diputados, técnicos de los grupos, funcionarios e incluso los ujieres de la cámara catalana se preguntan qué puede pasar después que JxSí, la CUP y Germà Gordó con la ayuda de algún diputado de CSQP aprueben la Ley del Referéndum y de Transitoriedad.

Nada está escrito. Sólo especulaciones. El guión del pleno recuerda a los libros de “Elige tu propia aventura”, en los que había distintos finales. Pero con la dificultad añadida que el final dependerá de cómo lo escriba el Gobierno ante la decisión de la mayoría independentista.

Puede haber alteración del orden del día en base el artículo 83.1; puede incluso haber un Decreto Ley del Govern que se explique en el pleno extraordinario solicitado para el viernes; puede que la acción jurisdiccional del Estado intente suspender la Mesa de la cámara de forma preventiva; puede que ésta se rebele y continúe; puede que los grupos de la oposición abandonen el pleno o puede incluso que no pase nada y el Gobierno espera a que se firme el decreto de convocatoria para suspender el ejecutivo en pleno.

JxSí avanza que habrá “alguna sorpresa” durante el pleno

”De poder pasar puede pasar de todo”, remachan desde la mayoría independentista. De hecho, presidente y portavoz de JxSí, Lluís Corominas y Marta Rovira, aseguraban en conversación informal con La Vanguardia, que también habrá “alguna sorpresa”.

Fuera del ámbito del ‘puede’,a día de hoy hay cosas ciertas. En primer lugar, que el pleno está convocado pero sin las leyes de Referèndum y Transitorietat en el orden del día. En segundo lugar, que la CUP y JXSí obligarán a celebrar un pleno extraordinario el viernes porque “esta semana tiene que quedar todo aprobado”. “Si no se aprueba en el ordinario, se aprobará en el extraordinario”, insisten desde los junteros y los cuperos en una simbiosis casi inédita.

En tercer lugar que Carme Forcadell ha convocado una mesa extraordinaria para las 9 de este mañana y que la dirección de la CUP estará ante el Parlament a las nueve menos cuarto para apoyar a sus parlamentarios. En cuarto lugar, que CSQP todavía debe decidir que hará con las leyes de desconexión, sobre todo con la del referéndum. La decisión será a última hora y nadie descarta disparidad de votos acordada entre los once diputados de la confluencia. Podem y EUiA ya han avanzado su abstención. En quinto lugar, la oposición de C’s, PSC y PP vela armas para afrontar el choque. En los últimos días han afilado el lapiz para escudriñar el Reglamento e impedir, o entorpecer, la aprobación de las dos leyes durante el plenario. Y en sexto lugar, las dudas que planean e JxSí y la CUP en cómo aguantar los 25 días que faltan para el 1-O.

“Este miércoles será largo, muy largo, quizá dure una semana”

Los diputados de JxSí y de la CUP se muestran convencidos y con el mismo rostro de los estudiantes que en un examen les preguntan lo que saben. “Vinimos aquí para esto, y a esto estamos”, aseguran en conversación en los pasillos de la cámara. Todos repiten el mensaje oficial: “Convocar un referéndum no es delito” y “Es una cuestión de democracia”. A pesar de la convicción, los estrategas de JxSí han aconsejado a los habituales del Parlament que este miércoles “traigan comida y una muda”. “Este miércoles será largo, muy largo, quizá dure una semana”, confiesan.

Loading...