Inicio Actualidad Trucos para pelar pimientos

Trucos para pelar pimientos

Los pimientos asados son una de las recetas más fáciles de preparar que existen. Este ingrediente nos sirve como base principal de infinidad de platos que pueden convertirse en indispensables en cualquier menú semanal. Desde una escalivada hasta una exquisita coca de recapte pueden tener como elemento estrella unos deliciosos pimientos. Además, podemos congelarlos para poder tenerlos siempre listos para la acción y conseguir crear esa receta estrella o tapa que nos permita destacar en un tiempo récord. Pelar los pimientos correcta y fácilmente no debe ser un impedimento para conseguir disfrutarlos. Con estos sencillos trucos lograrás tener siempre listos los pimientos sin perder nada de tiempo.

Ingredientes:

  • 1 kg de pimientos
  • Sal
  • Aceite

Cómo preparar pimientos asados

  1. Antes de pelar los pimientos los cocinaremos. Los salamos al gusto y untamos con el aceite de oliva.
  2. Colocamos los pimientos en el horno y los asamos a 200º durante unos 40 minutos.

Trucos para pelar pimientos

  1. El primero de estos trucos conseguirá que la piel de los pimientos se desprenda con una facilidad asombrosa. Directamente del horno colocaremos los pimientos en un bol o cuenco grande. Lo taparemos con un poco de papel film, debe quedar bien sellado. De esta manera con el vapor que desprenden en caliente conseguirán que su piel se vaya desprendiendo poco a poco.
  2. Cuando los pimientos se hayan enfriado, los podemos pelar fácilmente. En una sola pasada conseguiremos tenerlos listos, sin nada de pielecillas y preparados para complementar cualquier ensalada, tapa o receta que nos guste. Si no disponemos de papel film, podemos cerrarlos en una bolsa hermética para congelado, el resultado es el mismo.
  3. Si queremos quitarle la piel antes de introducirlos en el horno, una tendencia cada vez más extendida podemos hacerlo. Conseguiremos un resultado final un poco distinto, pero igual de apetecible que asarlos con piel. Para este proceso vamos a necesitar un pelador de patatas convencional.
  4. Con la ayuda de un pelador de patatas iremos retirando la piel del pimiento con cuidado. Para conseguir un resultado mucho mejor, le vamos a retirar la parte superior y las semillas. Cocinamos los pimientos al horno o podemos hacerlo en el microondas para que se cocinen más rápidamente.
  5. Salamos los pimientos al gusto y los untamos con el aceite de oliva. Los dispondremos en una fuente apta para microondas, los asamos a máxima potencia durante unos 10 minutos hasta que estén tiernos. Tendremos listo este delicioso ingrediente en perfectas condiciones y en un tiempo récord.