Trump alienta a un cierre de gobierno y pide cambiar las reglas del Senado

Los presidentes estadounidenses se suelen quejar de la amenaza de que el Congreso fuerce un cierre de gobierno al no aprobarles el presupuesto. El republicano Donald Trump hizo este martes lo contrario: alentó directamente a la paralización de la administración federal como supuesta solución al bloqueo demócrata a su agenda legislativa. En una señal de frustración con las reglas del Senado, donde necesita llegar a acuerdos con la oposición, pidió reducir de 60 a 51 los votos necesarios para aprobar un presupuesto.

“La razón por el plan negociado entre republicanos y demócratas es que necesitamos 60 votos en el Senado que no están allí. Elegimos a más senadores republicanos en 2018 o cambiamos las reglas ahora al 51%. Nuestro país necesita un buen ‘cierre’ en septiembre para arreglar este desastre”, escribió el republicano en Twitter.

Trump volvió con esos mensajes a parte de su esencia en Twitter, su herramienta favorita para lanzar ataques incendiarios pero también para lanzar propuestas insólitas. Como en anteriores comunicaciones, como cuando defendió un rearme nuclear de Estados Unidos, es difícil saber si su petición de cambiar la normativa del Senado es firme o es una ocurrencia.

El origen de los mensajes es el acuerdo al que llegaron el domingo demócratas y republicanos para mantener financiado al gobierno federal hasta septiembre. El pacto no incluía algunas de las demandas de Trump, como dinero para la construcción de un muro con México, porque los 52 senadores republicanos necesitan el apoyo de al menos ocho demócratas para lograr los 60 votos necesarios, sobre un total de 100, para aprobar el presupuesto.

Con su petición de cambiar las reglas de votación, Trump defiende ejercer la llamada “opción nuclear”: someter una votación a mayoría simple, es decir, aprobarla con el respaldo del 51% de los senadores.

Eso es lo que decidió hacer a principios de abril el líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, en la votación de Neil Gorsuch, el nominado del presidente para un puesto vacante en el Tribunal Supremo, después de que los demócratas bloquearan el proceso original de voto, que requería del respaldo de 60 de los 100 senadores.

McConnell limitó ese cambio a la votación del Tribunal Supremo, pero no a cualquier bloqueo legislativo, como ahora solicita Trump, en lo que supondría un debilitamiento de los contrapoderes del Senado y de la necesidad de buscar consensos bipartitos.

Loading...