Turquía lastra a BBVA: pierde más de 2.100 millones en Bolsa por la depreciación de la lira

5

BBVA cerró la sesión de este martes como el peor valor del Ibex 35 y en la jornada de este miércoles ha sufrido un nuevo revés bursátil. La entidad financiera sufre por su negocio en Turquía a raíz de la depreciación de la lira generada por la inestabilidad del Ejecutivo de Erdogan, que ha sustituido a su ministro de Hacienda.

Aunque la de este miércoles ha sido una jornada en la que toda la banca –todo el Ibex 35, de hecho– ha sufrido pérdidas, lo cierto es que la compañía que preside Francisco González ha vuelto a ceder un 2,7%, tras cerrar la sesión de este martes como el peor valor del selectivo. Desde que comenzó la inestabilidad en Turquía, el banco ha perido más de 2.100 millones de euros en Bolsa.

Y es que el mercado no ve con buenos ojos el nombramiento del yerno del propio Erdogan, Berat Albayrak, como nuevo ministro de Hacienda y Finanzas. Ahora, el presidente turco puede nombrar a sus ministros sin aprobación parlamentaria previa gracias al referéndum celebrado el pasado año que le otorga mayores poderes a su figura.

Turquía sufre una inflación de más del 15% y el Gobierno no se ha comprometido reducir sus políticas expansivas de gasto público. El banco central de Turquía tampoco ha planteado una subida de tipos que contrarreste el elevado repunte de precios. Como añadido, el mercado también castiga que Erdogan haya dejado fuera de su Gabinete a Mehmet Simsek, exbanquero de Merrill Lynch, y a Naci Agbal, exministro de Finanzas.

El negocio de BBVA en Turquía aportó en 2017 a la compañía unos beneficios de 201 millones de euros; es decir, el 12,3% del total de las ganancias del grupo a nivel mundial. En el primer trimestre, los beneficios representaron un 12% del total del grupo. Esto significa que el mercado turco es de gran importancia para el banco español.

El presidente turco puede nombrar a sus ministros sin aprobación parlamentaria previa tras el referéndum celebrado el pasado año en el país que le otorga mayores poderes a la figura del presidente. Entre las decisiones que tampoco han gustado al mercado es que Recep Tayyip Erdogan haya dejado fuera de su Ejecutivo a Mehmet Simsek, ex banquero de Merrill Lynch, y a Naci Agbal, ex ministro de Finanzas.