Inicio Actualidad Un arzobispo critica el silencio del episcopado español sobre el Valle de...

Un arzobispo critica el silencio del episcopado español sobre el Valle de los Caídos

Por fin un prelado católico muestra su desacuerdo con la decisión del Gobierno de ‘resignificar’ el Valle de los Caídos y de, con total probabilidad, expulsar a la comunidad benedictina que regenta la Basílica que allí se encuentra. Pero no, no lancen las campanas al vuelo, no ha sido un obispo español.

Se trata de Héctor Aguer, el arzobispo emérito de La Plata -el Papa aceptó su renuncia tan sólo 9 días después de cumplir 75 años-, quien ha escrito un artículo en InfoCatólica en el que habla de ‘memoria’ y en particular de la iniciativa gubernamental en España.

El Gobierno de España “está empeñado en profundizar a fondo la secularización de la sociedad, que desde hace tiempo se viene impulsando con un carácter decididamente anticatólico”, escribe el arzobispo argentino. “La mala memoria se apoya ahora en una Ley de Memoria Histórica hemipléjica, que calla por sistema las persecuciones que ha padecido la Iglesia en el siglo XX”, afirma Aguer, que asegura que la futura ley tiene “el propósito de liquidación contra la tradición española ya debilitada”.

El traslado de los restos Franco, dice el prelado, “ha sido el inicio del desmantelamiento del monumental complejo del Valle de los Caídos”. “¿Por cuánto tiempo podrá mantenerse allí el monasterio, centro de oración que asume la dolorosa historia española?”, se pregunta.

Llama la atención, señala, “la lenidad del episcopado” -blandura-, “salvo alguna honrosa excepción, que debió y debe protestar sin vacilaciones contra el atentado que se está perpetrando”. En esta última frase discrepo con el arzobispo, ya que, y que alguien me avise si se me ha pasado, no he visto ninguna ‘honrosa excepción’. Héctor Aguer escribe una dura frase: “para numerosos fieles se trata simplemente de complicidad con la destrucción de lo que resta de la España católica”.

“Desde los años posconciliares el progresismo teológico, espiritual y pastoral ha venido socavando los cimientos de la ortodoxia eclesial, de la misión y de la proyección de la fe en la vida y cultura de la sociedad”, añade. “El «diálogo» y la «cultura del encuentro» no justifican la mala memoria”, asegura el prelado utilizando dos términos muy usados en el pontificado de Francisco.

“Será imprescindible intensificar la oración: apelar a la gracia de Dios, invocando la intercesión de la legión innumerable de santos hispanos, confesores de la fe, vírgenes y mártires”, concluye el arzobispo emérito de La Plata.

(Infovaticana)