Un barco de la ONG mundialista Médicos sin Fronteras (MSF) llegó hoy al puerto de Nápoles con 1.446 inmigrantes a bordo

Un barco de la ONG mundialista Médicos sin Fronteras (MSF) llegó hoy al puerto de Nápoles con 1.446 inmigrantes a bordo que no habían podido ser desembarcados en Sicilia por las medidas de seguridad aplicadas por la Cumbre del G7. “Después de una travesía muy difícil #Prudence ha llegado finalmente al puerto de Nápoles con 1.446 personas”, tuiteó hoy la ONG tras el atraque de su barco en la capital de la región de Campania.

Los inmigrantes habían sido rescatados en doce operaciones cuando navegaban en embarcaciones al sur de Sicilia pero su traslado a puertos de esa isla italiana fue impedido por las medidas de seguridad aplicadas durante la Cumbre de los Siete países más industrializados, que concluyó el sábado en Taormina. El barco tuvo que hacer una escala no obstante en Palermo, la capital siciliana, para proveerse de suministros tras el llamamiento de MSF, que alertó de las difíciles condiciones en las que estaba transportando a los inmigrantes por la imposibilidad de desembarcarlos en la isla.

“Nos asignaron un puerto a 48 horas de distancia en vez de las habituales 30, porque Sicilia estaba cerrada por el G7. En mi opinión es inaceptable dejar a personas que recogemos en el mar en estas condiciones de vida porque haya una reunión que es más importante que la vida de las personas”, expresó en Twitter Michele Trainiti, coordinador de la operación en MSF. Trainiti contó al canal de televisión italiano “SkyTG24” que a bordo del “Prudence” viajaban cinco neonatos, 40 niños de menos de cinco años y “un montón de mujeres embarazadas. Personas vulnerables que no pueden esperar”, denunció.

El representante de MSF dijo que durante las operaciones de rescate de las personas hoy desembarcadas -que embarcaron en Libia pero que procedían de otros países en situación de crisis- el barco de la ONG estaba solo en el área donde se encontraron los barcos de los inmigrantes. “En una situación así lo que nos preguntamos es dónde están las embarcaciones de Frontex, dónde están las embarcaciones de los militares que tienen que patrullar las costas”, se cuestionó en relación a los efectivos de la agencia europea de fronteras.

Y se preguntó además “dónde están todos aquellos que nos han estado criticando y que no están ahí fuera para echarnos una mano para salvar a estas personas” en alusión a las acusaciones formuladas durante las últimas semanas en contra de ONG que rescatan inmigrantes atribuyéndoles con su presencia un “efecto llamada” sobre esas personas. Los inmigrantes transportados por el barco de MSF lo fueron en “condiciones higiénico sanitarias tremendas”, denunció Trainiti, quien dijo que el barco de la ONG llevaba a bordo más del doble de las personas que puede acoger.

La prohibición

Las autoridades italianas dispusieron que durante la celebración de la reunión de los líderes del G7 en Taormina, en el este de Sicilia, no podrían llegar a puertos de esta isla los barcos cargados de inmigrantes rescatados en el mar, en contra de lo que sucede diariamente. Ello obligó a prolongar la travesía de barcos como el de MSF hasta Nápoles, que está aproximadamente a una distancia de doce horas de viaje por mar desde Catania, próxima a Taormina.

En los últimos cinco días, a falta de cifras oficiales definitivas se estima que las personas rescatadas del mar fueron no menos de siete mil y se encontraron una docena de cadáveres; a mediados de la semana se recuperaron además los cuerpos de 34 inmigrantes que naufragaron a unos 50 kilómetros de las costas de Libia. Según las últimas cifras de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), entre el 1 de enero y el 24 de mayo 60.521 inmigrantes y refugiados consiguieron llegar a Europa, de los que el 80 % se había embarcado en la peligrosa travesía entre Libia e Italia.

Loading...