Inicio Actualidad Un bebé de 11 meses es herido en una pelea entre sus...

Un bebé de 11 meses es herido en una pelea entre sus padres

En ocasiones descubrimos noticias de niños que se ven afectados por las acciones y decisiones de sus padres, como la reciente de la pequeña que se suicidó por los comentarios de su madre o el de la niña que circulaba sola por la carretera porque su progenitora la echó de casa. Ahora, hemos conocido otro caso que nos viene a dejar patente la irresponsabilidad de algunos progenitores. Y es que se ha hecho público que un bebé de 11 meses ha resultado herido en una pelea entre sus padres.

Sigue leyendo y conocerás todos los datos al respecto. Toma nota:

¿Dónde ha sucedido?

En Galicia es donde ha tenido lugar esta historia que no ha dejado indiferente a nadie. Más en concreto, ha tomado como escenario la localidad de Vilagarcía de Arousa, en Pontevedra, que es donde viven los protagonistas del caso.

Los protagonistas

Tres podemos decir que son las personas que se han convertido en portada en los medios de comunicación por este caso:

El matrimonio, formado por un hombre y una mujer ambos de origen latinoamericano, que ha visto cómo sus problemas de pareja han acabado dañando a su hijo.

El bebé de 11 meses, hijo de los anteriores que ha resultado herido en los conflictos entre los progenitores.

El origen del caso

Ayer domingo fue cuando dio comienzo este caso que ha sorprendido a todo el mundo. En concreto, a primera hora de la mañana, se inició una fuerte disputa entre el matrimonio teniendo como escenario la vivienda en la que reside. Un matrimonio que en ese momento se encontraba acompañado de su hijo, un bebé de algo menos de un año de edad.

Los vecinos dan la señal de alarma

Hasta tal punto llegaban las voces y los golpes que se oían en el hogar de esa pareja, que varios vecinos no dudaron en llamar de urgencia a la Policía para dar cuenta de los mismos. De ahí que rápidamente se personaran en la vivienda familiar en Vilagarcía de Arousa varias patrullas de Policía Nacional y Local.

Los agentes consiguieron entrar en el piso y se toparon con una fuerte pelea entre el matrimonio. Tanto es así que tuvieron que intervenir para separarles ya que no dejaban de golpearse mutuamente.

Varios agentes se personaron en la vivienda familiar

El bebé herido en una pelea entre sus padres

Además de frenar la violenta situación que se estaba produciendo, los policías que acudieron al aviso se percataron de que en casa también se encontraba el bebé de la pareja. Un bebé que había resultado herido en la pelea entre sus padres. En concreto, estaba sangrando por dos heridas que presentaba, una en la oreja y la otra en el labio.

Ante esa circunstancia, los agentes procedieron a llamar al 061 para que se encargarán sus efectivos de poder trasladar al pequeño al hospital en pro de que se le curarán las lesiones que presentaba. Y así fue, se llevó al centro sanitario más cercano y allí ha permanecido en observación por si presentaba algún tipo de lesión interna o de consecuencia posterior debido a los daños sufridos en la reyerta familiar.

Al mismo tiempo, los padres quedaron en manos de los agentes. En concreto, la Policía Nacional se llevó detenido al marido mientras que la Policía Local hacía lo propio con la esposa.

¿Y ahora?

Los últimos datos que se han dado a conocer al respecto de tan singular caso es que, dado que los cónyuges presentaban también lesiones, fueron trasladados hasta el Punto de Atención Continuada (PAC) de la localidad. Lo que sucedió después fue que al volver a encontrarse se inició otra nueva pelea entre ellos, aunque en este caso la rápida actuación de los agentes evitó consecuencias mayores.

Por el momento, ambos están detenidos acusados de un presunto delito de malos tratos dentro de lo que es el ámbito familiar. Ahora lo que se prevé es que a lo largo del día de hoy sean puestos a disposición judicial, concretamente del juez de guardia.

El menor, por su parte, ha sido ya dado de alta en el hospital y en estos momentos se encuentra bajo la custodia de una de sus tías en espera de que se decida qué va a suceder con sus padres y, por tanto, con él.