Un colegio británico impone el uniforme de género neutro

Un colegio de secundaria británico ha instaurado un uniforme idéntico para chicos y chicas con el propósito de “solucionar problemas de desigualdad y decencia”. Pantalón gris, zapatos negros, camisa y corbata. Todos los alumnos nuevos del colegio Priory, en la localidad de Lewes, East Sussex, llevarán un atuendo “de género neutro”. Con la medida, el centro privado persigue dar respuesta a las quejas por el largo de las faldas recibidas en cursos pasados y evitar el eventual sentimiento de exclusión de los menores transgénero.

“Los alumnos se han venido preguntando por qué los niños tienen que llevar corbata y las niñas no, y por qué tienen diferentes uniformes. Así que decidimos que todos tengan el mismo uniforme. Otro asunto es que tenemos un pequeño pero creciente número de alumnos transgénero, y llevar el mismo uniforme es importante para ellos”, explicaba en un periódico local el director del colegio, Tony Smith, que mencionaba también que ha habido “problemas de decencia” sobre cómo debían llevar las faldas las alumnas.

La decisión del colegio ha creado un acalorado debate en un país donde las escuelas llevan ya un tiempo planteándose cómo atender a las necesidades de los menores transgénero. Algunos centros, por ejemplo, han instalado lavabos unisex o permiten a los alumnos elegir faldas o pantalones, independientemente de si sus cuerpos son de chicos o chicas. Pero el Priory es el primer colegio del país que adopta el uniforme de género neutro.

Uno de los antiguos alumnos del Priory es Piers Morgan, famoso periodista de derechas, responsable de la edición digital americana del influyente tabloide Daily Mail y presentador de un popular programa matinal televisivo. “Es triste ver a mi vieja escuela sumida en este sinsentido de la neutralidad de género. Permitamos que los chicos sean chicos y las chicas sean chicas, y dejemos de confundirles de esta manera ridícula”, dijo Morgan en el Mail. “Entiendo que las profesoras tampoco podrán llevar faldas, ¿o hay una regla para ellas y otra para las alumnas?”.

Para Mermaids UK, una organización que apoya a los menores transgénero y a sus familias, la medida lanza “un claro mensaje de aceptación e inclusión”. “Celebramos cualquier iniciativa de los colegios que reconozca que los niños revelan en cada vez mayor grado variaciones de género”, declaró su responsable, Susie Green. “Instaurar uniformes de género neutro es una de las muchas simples maneras en las que las escuelas pueden ayudar a los alumnos que lo pasan mal por su género, de una u otra manera. Los colegios deben tomar una postura clara y abrazar la diversidad, no importa cuán pequeño sea el número de personas afectadas”, concluye.

Loading...