Un directivo de Airbnb realquilaba ilegalmente un piso en Barcelona

El fraude del realquiler de pisos turísticos ilegales se extiende como una mancha de aceite. En los últimos días han aflorado la presencia de grupos organizados que han visto en esta práctica un buena manera de obtener suculentos beneficios gracias al poco filtraje de la plataforma digital Airbnb que permite alquilar viviendas sin ser el propietario. Sin embargo, esta picaresca fue aprovechada incluso por directivos de la misma compañía. El Ayuntamiento descubrió, durante la tramitación de un expediente sancionador, que el exdirector regional de Airbnb en España y Portugal tenía realquilado ilegalmente un piso en Barcelona. El protagonista en cuestión es Kay Kuehne, un joven alemán de 35 años, que actualmente es el responsable de la compañía en América Latina y que supuestamente realquiló un piso en Ciutat Vella durante dos años y medio.

El Ayuntamiento rastreando la web de Airnbnb detectó en septiembre de 2016 un piso turístico que carecía del permiso en la plaza Ramon Berenguer el Gran, que queda muy cerca de la Vía Laietana. Como establece su procedimiento, tras detectar el inmueble fraudulento, el Consistorio abrió un expediente sancionador contra la propietaria de la vivienda. La dueña alegó que tenía el piso alquilado a un joven desde el 31 de mayo de 2013. En esa fecha, el inquilino era ya el director regional de Airbnb en América Latina.

Uno de los mecanismos mediante los cuales Kay Kuehne trató de burlar la normativa municipal fue incorporando una cláusula en el contrato de alquiler en la que se especificaba “poder alojar en el piso de forma puntual varios compañeros de la empresa donde trabajaba”. La empresa en la que trabajaba ya era Airbnb. La propietaria relató ante la administración que había sido “víctima de un engaño” al aceptar la inclusión de esas condiciones. En el trámite de alegaciones, la propietaria también presentó las quejas que recibió del administrador de fincas relativas al ruido y la música que se escuchaba en el inmueble a altas horas de la madrugada. El Ayuntamiento sigue en marcha con el procedimiento contra Kuehne aunque todavía no se le ha impuesto ninguna sanción.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha reafirmado la voluntad del Ayuntamiento de erradicar la proliferación de pisos turísticos ilegales cuya cifra estimada de 6.000 a 8.000 inmuebles. Sanz, explica que Airbnb había “pasado todos los límites” y lo califica de “estafa” para el Ayuntamiento de Barcelona y para todos los barceloneses. “Airbnb tiene que cumplir la ley”, ha avisado Sanz después de explicar que se reunirán con los responsables de la plataforma para advertirles que no pueden continuar actuando en la ilegalidad.

“Son ellos los que tienen un problema, el Consistorio quiere que se cumpla la ley. No tenemos ninguna guerra con ellos, exploraremos todas las vías necesarias para que se cumpla la legislación. No hay trato de favor para nadie”. La teniente de alcalde de Urbanismo ha explicado que esta misma semana se hará efectivo el expediente incoado en octubre del año pasado contra Airbnb por reincidencia en la oferta de pisos turísticos ilegales y que asciende a 600.000 euros.

Inicialmente la sanción era de 30.000 euros, pero al continuar publicitando pisos sin licencia, se ha incrementado la cantidad. En paralelo, Sanz ha anunciado la apertura de otro expediente sancionador de otros 600.000 euros si la plataforma continúa incumpliendo la ley de turismo que establece que los apartamentos turísticos deben publicitarse con un número de registro que otorga la Generalitat. Con todo, la responsable municipal de urbanismo explica que se trata de sanciones difícil de cumplir, ya que siempre acaban recurriendo. Por eso, no ha descartado reclamar a la Govern que incremente las sanciones actuales que van desde los 30.000 a los 600.000 euros.

Loading...