Inicio Actualidad Un edil de Vox en Benalmádena se niega a retirar su coche...

Un edil de Vox en Benalmádena se niega a retirar su coche de una parada de autobús donde aparca para llevar y recoger a su hijo del colegio

Miguel Ángel Jiménez.

Un caso claro de presunto abuso de autoridad que debería desembocar en su expulsión del partido, salvo que la Gestora de Vox Málaga considere que ser amigo del director de AD es un hecho más grave que humillar a unos agentes de la Policía Local desde una posición de fuerza como la de ser concejal.

El acceso al Colegio Miguel Hernández es uno de los puntos más conflictivos del tráfico urbano en Benalmádena, sobre todo a las horas de entrada y salida. Por eso suele haber una unidad de la Policía Local que aparca su vehículo en la parada de autobús situada junto a la puerta del centro, entre la avenida Inmaculada Concepción y la calle Finoso. En una propuesta de sanción, los agentes denuncian que han sufrido reiteradas «faltas de colaboración» durante todo el curso por parte de un padre que acude al colegio a llevar y recoger a su hijo y que aparca normalmente en esta misma parada de autobús.

La persona denunciada por la Policía resulta ser Miguel Ángel Jiménez Ruiz, concejal de Vox en el Ayuntamiento. «Le hemos explicado, tanto a él como al resto de padres y madres que aparcan en la parada de autobús, que no pueden parar ahí», detalla la Policía en el documento de incidencias, al que ha tenido acceso este periódico: «Primero, porque estarían cometiendo una infracción del reglamento general de circulación, y segundo, porque es el lugar que necesitamos» para atender emergencias en caso de que sea necesario.

Los agentes especifican que, cuando explican la situación, obtienen «una comprensión total de los padres y las madres» a quienes se dirigen, con una excepción: Miguel Ángel Jiménez Ruiz. En lugar de retirar su vehículo, el concejal «discute en cuanto a lo explicado, manifestando que no va a quitar su coche para que pongamos el nuestro, comparando la prestación de nuestro servicio con la acción particular de ir a recoger a su hijo, además de indicar que tiene una tarjeta expedida por el Ayuntamiento». Esta tarjeta facilita el estacionamiento a las autoridades en lugares señalizados como «reservados oficiales», en ningún caso en paradas de autobús u otros sitios donde aparcar está prohibido, y además debe usarse únicamente por razones de actividad pública, no privada.

No contento con discutir con los agentes, el edil de Vox ha amenazado con llevar el asunto al pleno municipal, según recoge el documento policial, que añade que Jiménez suele contestar que el jefe de la Policía Local le ha dicho «que puede aparcar en ese lugar y que va a seguir aparcando y no piensa quitar su coche». El parte de incidencias incluye una anotación a mano: «Consultado, el jefe no reconoce el comentario vertido por el señor Jiménez».

El artículo 68.1 del reglamento general de circulación contempla que los agentes de la autoridad que sean responsables de la vigilancia, regulación y control del tráfico «tienen derecho a utilizar o situar sus vehículos en la parte de la vía que necesiten para desempeñar su trabajo». La Policía ha presentado la denuncia al considerar que Jiménez ha incumplido el artículo 94 de esta misma norma, que establece que las paradas en las zonas destinadas para estacionamiento del transporte público urbano, como es el caso, «tendrán la consideración de infracciones graves».

Jiménez se presentó a las elecciones municipales como tercer cabeza de lista de Vox en Benalmádena, donde la formación de Santiago Abascal obtuvo dos concejales. Sin embargo, tras la renuncia de José Antonio Macías, número 2, Jiménez tomó posesión de su cargo como concejal del Ayuntamiento.

Piden su destitución

El supuesto abuso de autoridad ha indignado a muchos vecinos de Benalmádena, incluidos no pocos militantes, que han pedido la destitución del polémico edil.

Miguel Ángel Jiménez ejerce de concejal-florero de Vox en Benalmádena desde que se hizo visible su incompetencia política y su manifiesta inactividad. Gema Carrillo, portavoz del partido verde en el municipio costasoleño, es la que lleva en solitario las riendas del grupo municipal. Jiménez se limita a acudir a los plenos una vez al mes y cobrar a final de mes.

Sin apenas ingresos fuera de la actividad política, Jiménez ha perdido la confianzade los dirigentes provinciales de Vox. Él sin embargo se aferra al milagro de seguir sobreviviendo gracias al presupuesto público y para ello no dudó, por ejemplo, en pedir a militantes y simpatizantes allegados que reprobasen la labor política de Gema Carrillo a través de escritos dirigidos a la dirección nacional.

Su deplorable actitud con su compañera no parece haberle reportado éxito alguno, como prueba su exclusión de todos los actos municipales en los que participa Vox.

“Antes lo apoyábamos a muerte, ahora le deseamos lo peor. Es una persona desleal y carente de principios”, manifestó a nuestra redacción una de las personas que trabajaron codo con codo con Miguel Ángel Jiménez cuando era coordinador del partido de Abascal en el municipio. Sorpresivamente, cedió voluntariamente su cargo a Gema Carrillo, luego de que tanto ella como su marido, un conocido empresario benalmadense, lo colmaran de agasajos.

Fuentes de la Plataforma Antigestora de Vox Málaga se han manifestado hoy con rotundidad al descartar el posible ingreso de Jiménez. En varias conversaciones telefónicas mantenidas recientemente con el líder plataformista, el todavía concejal de Vox le expresó su apoyo y criticó duramente a la Gestora presidida por Antonio Sevilla, pese a que ambos dicen ser amigos íntimos.

Entre trileros anda el juego. Lo natural en Vox Málaga, señores.

Publicidad