Un estudio revela el ‘analfabetismo energético’ en la ciudad de Cádiz

En octubre de 2015, la corporación municipal de Cádiz aprobó por unanimidad la creación de un bono social eléctrico que garantizase el acceso a un suministro básico a las 2.000 familias de la ciudad que vivían en situación de vulnerabilidad, y que percibían ayudas municipales para poder costearse la luz de sus casas. Pero el pasado mes de marzo, el consejo de administración de Eléctrica de Cádiz, empresa de titularidad semipública, rechazó el proyecto por cinco votos en contra y cuatro a favor. En el último momento, los dos miembros del PP en el consejo de administración (de nueve representantes) se descolgaron votando junto a los otros tres miembros de Endesa en contra de la propuesta.

Mientras la medida ha seguido bloqueada, el órgano que diseñó aquella tarifa social -la Mesa contra la Pobreza Energética de Cádiz- ha intentado cargarse de argumentos a favor para lograr sacarla del cajón. Este martes el alcalde de la ciudad, José María González ‘Kichi’, ha recibido el primer estudio sobre hábitos en el consumo de luz que se realiza en un municipio, basado en 450 encuestas, y que evidencian “el problema del analfabetismo energético” de la población. El estudio, al que ha tenido acceso Público, concluye que la mayoría de los gaditanos son “inconscientes” de su electricidad: “Saben lo que pagan, pero no por qué lo pagan. Y eso impide que puedan optimizar su potencia, controlar su consumo, detectar errores en su lectura o cambiar su tarifa a la que más le beneficie, lo cual supone un sobrecoste innecesario en la factura”. Aproximadamente mitad de la población declara pagar entre 40 y 60 euros de electricidad al mes, el 40%, abona más de 60 euros y sólo el 10%, menos de 40 euros al mes.

Dos tercios de la población de Cádiz declara no entender el recibo eléctrico, y la tercera parte restante, aunque afirma sí comprenderlo, no supo contestar correctamente a las preguntas sobre la factura. Menos de la mitad de los gaditanos sabe que la energía eléctrica consumida se mide en kilovatios hora. Dos de cada tres encuestados contestó correctamente qué es la potencia contratada, sin embargo, la mitad no sabe qué potencia tiene contratada en su hogar. De la mitad que dijo sí conocer qué potencia tiene contratada, la más frecuente es de 3,4 KW, aunque el estudio demuestra que “existe la falsa creencia de que el mínimo que se puede contratar es 3,4 KW de potencia. Un 22% de gaditanos dice tener una potencia de 3,4KW y un 14% de los encuestados tiene una potencia contratada de 4,5 KW.

Loading...