Inicio Actualidad Un exasesor del Congreso de EEUU advierte de las relaciones entre el...

Un exasesor del Congreso de EEUU advierte de las relaciones entre el régimen de Ortega e Irán: ‘Deberían designar a Nicaragua país santuario del terrorismo’ – La Gaceta de la Iberosfera

Para el jurista y exasesor del Congreso de Estados Unidos, Jason Poblete, Nicaragua debe ser designada como país santuario del terrorismo debido a su cada vez más estrecha relación con Irán, un país designado como patrocinador del terrorismo por Estados Unidos y países occidentales.

A juicio del experto, las relaciones de Nicaragua con Irán, retomadas a partir del retorno de Ortega al poder en 2007, deben ser consideradas “bandera roja” y motivo de estudios debido al peligro que representa para la región.

Nicaragua es uno de los principales aliados del régimen de Irán en América Latina, país ubicado en la lista de patrocinadores del terrorismo mundial. Irán es acusado por Estados Unidos de apoyar y financiar a los grupos terroristas de Hamas, Hezbollah, Yihad Islámica Palestina y las Brigadas Al-Ashtar. Mientras que la Guardia Revolucionaria de Irán, fue declarada por Estados Unidos en 2019, como “grupo terrorista” que participa, financia y promueve el terrorismo como una herramienta estatal.

“A Nicaragua se le debe estudiar y quizás lo mínimo designar como santuario del terrorismo y aplicar políticas que corresponden a un santuario del terrorismo, sino un país terrorista”, dijo Poblete que resaltó el peligro de esa relación con Irán, vinculada a Hezbollah y “con una élite muy malvada de Irán también, que vive por todo el hemisferio, esa gente viene a esconderse a lavar dinero y hacer mal -al hemisferio-”, acotó.

“La relación con Hezbollah y todos esos grupos y el enemigo para ellos es Estados Unidos, están utilizando el territorio de Nicaragua como una plataforma económica y geoestratégica para monitorear y hacer acciones en contra de Estados Unidos”, subrayó.

El acuerdo de Nicaragua e Irán

En marzo el régimen sandinista e Irán firmaron un memorando de entendimiento para la colaboración en “investigación, tecnología e innovación”. Irán, según el acuerdo, pone a disposición de Nicaragua su “experiencia” en tecnologías médicas hospitalarias, así como seguridad cibernética.

En septiembre de 2019, la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo de promoción y protección de inversiones entre Nicaragua e Irán, pese las sanciones financieras contra la nación islámica por ser designada Estado patrocinador del terrorismo.

El acuerdo contempla el suministro de productos petroquímicos por parte de Irán, mientras Nicaragua la exportación de carne. El régimen eliminó el requisito de visas y los iraníes pueden ingresar a Nicaragua libremente.

Analistas políticos coinciden que el retiro del visado es un peligro porque facilitaría la movilización de células terroristas.

El acuerdo también establece la exportación de “servicios” de ingeniería y el establecimiento de empresas iraníes en Nicaragua para explorar y abrirle las puertas al mercado latinoamericano.

“Para Irán, Nicaragua es importante para las dos cosas, económica porque ahí pueden lavar dinero, pueden utilizar los sistemas corruptos de Nicaragua para esconder transacciones ilícitas y a la misma vez militarmente. ¿Por qué lo hacen? Para buscar enlaces que le convenga con intereses nicaragüenses, rusos, y de otros países a los que Ortega le da la bienvenida”, subrayó el experto.

El fin del “acuerdo” es supuestamente intensificar la cooperación económica entre ambos países y crear “condiciones” favorables para la atracción de inversiones, pese a que el intercambio comercial entre ambas naciones es insignificante porque en 2016, Nicaragua exportó a Irán solo 69.960 dólares; en 2017 no hubo exportaciones; y en 2018, el monto de las exportaciones fue apenas 66.607 dólares, según informes del Centro de Trámite de las Exportaciones nicaragüense.

En 2019 y 2020, Irán no se ubica como destino de exportaciones de Nicaragua, lo que podría indicar que el acuerdo tiene como propósito justificar la presencia iraní en la nación centroamericana.

Estados Unidos continúa como el principal socio comercial de Nicaragua. La Alianza de Ortega con Irán es porque considera a Estados Unidos como un enemigo.

“Los iraníes han visto el hemisferio como una zona de interés comercial y de seguridad, siempre están buscando el ángulo para entrarle al tema de las Américas, y eso si le representa mucho, buscan intereses de seguridad y penetrar a la región asimétricamente”, afirmó el experto.

Para Poblete, Nicaragua por lo menos debería ser designado como santuario para los terroristas radicales islámicos y enemigos de Estados Unidos. “Sin ninguna duda encuentran santuario en Nicaragua como en Cuba. He dicho por casi una década, y eso fue un fallo de la previa administración que lo debieron hacer, en vez de llamarlo el eje del mal o del terrorismo en el hemisferio porque no designaron a esos tres países [Cuba, Nicaragua y Venezuela] como terroristas y no lo hicieron. A Cuba lo designaron al final de la salida de la administración”.

El régimen de La Habana, volvió a la listade patrocinadores del terrorismo tras ser retirada de la lista por la administración de Barack Obama, que promovió un acercamiento con la isla a cambio de nada. Irán ayuda a Venezuela a evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos por narcotráfico y violaciones a los derechos humanos.

“Cuando es un país terrorista como lo es Irán, sus alianzas a través del mundo son basadas en el terrorismo”, aseveró Poblete.


Publicidad