Inicio Actualidad Un exjefe de ETA pide la prescripción del crimen de Miguel Ángel...

Un exjefe de ETA pide la prescripción del crimen de Miguel Ángel Blanco

El exjefe de la banda terrorista ETA Ignacio de Gracia Arregui, Iñaki de Rentería, ha pedido a la Audiencia Nacional que archive por prescripción la causa en la que está investigado por el secuestro y asesinato del exconcejal del PP en Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco hace 25 años.

Gracia Arregui ha recurrido ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional el auto en el que se convirtió en el cuarto exdirigente de ETA contra el que se dirige el procedimiento reabierto el pasado verano a raíz de una querella de la asociación de víctimas Dignidad y Justicia contra la cúpula etarra por el crimen del joven edil.

El juez que investiga el caso, Manuel García Castellón, en un primer momento declaró prescrito el atentado respecto a Gracia Arregui, si bien después, en atención a un recurso de Fiscalía, acordó abrir también causa contra él al entender que no es el momento procesal para decretar la eventual prescripción y que en todo caso debe ser la Sala de lo Penal quien lo haga.

Discrepa Gracia Arregui en su recurso, al que ha tenido acceso EFE, en el que subraya que ya han transcurrido «con creces» los 20 años previstos en el Código Penal para la prescripción y argumenta que el Tribunal Supremo establece que ésta «puede ser proclamada en cualquier estado del procedimiento en que se manifieste con claridad la concurrencia de los requisitos que la definen y condicionan».

«Si no existe posibilidad alguna de exigir responsabilidad por un delito, como no la existe en este caso, no tiene fundamento ni sustento jurídico alguno continuar con un eventual proceso penal contra una persona, en este caso Gracia Arregui», dice el recurso.

La defensa del exjefe de ETA alude además a una sentencia del Tribunal Supremo, que indicó que «el derecho a la verdad», a «conocer la verdad histórica no forma parte del proceso penal y solo tangencialmente puede ser satisfecho».

La posible prescripción de los delitos en esta causa ha sido objeto de debate desde el principio y el juez ya reconoció en su último auto la «controversia jurídica» existente y las «discrepancias» entre las partes en relación a este asunto. Dignidad y Justicia, por ejemplo, sostiene que los delitos son imprescriptibles en base a un convenio europeo.

La causa, donde el juez investiga si antiguos miembros de la cúpula de ETA ordenaron o pudieron haber evitado el atentado contra Miguel Ángel Blanco, también se dirige contra Miguel Albisu Iriarte, Mikel Antza; su pareja María Soledad Iparraguire, Anboto, y José Javier Arizcuren Ruiz, Kantauri.

Publicidad