Inicio Actualidad Un Gobierno carente de credibilidad por sus cesiones al separatismo trata de...

Un Gobierno carente de credibilidad por sus cesiones al separatismo trata de prometer ahora que no habrá referéndum

«No y no«, exclamaba este martes la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, cuando le preguntaba por la propuesta del presidente catalán y candidato de ERC, Pere Aragonés, de un referéndum pactado. Una contundente negativa contra el separatismo que no es la primera que retumba en la sala de prensa de la Moncloa.

Ya sucedió con los indultos, con la derogación del delito de sedición, y de manera más reciente, con la ley de amnistía o con el delito de terrorismo incluido en la norma, y que fue modificado hasta en dos ocasiones. El Gobierno se opuso con contundencia en todos estos casos pero, al final, cuando necesitó los votos de los separatistas, acabó cediendo.

Alegría explicaba que un referéndum de autodeterminación, tal y como pide Aragonés, «no está en la hoja de ruta de este Gobierno» y, en cambio, en el mapa trazado por Sánchez está «la concordia». De ahí que, cuando le preguntaron si tras los continuos virajes, el Ejecutivo goza de credibilidad para oponerse con tanta contundencia, la portavoz enmarcase la ley de amnistía dentro «de agenda de la convivencia y el reencuentro», algo que no sucede con un referéndum que es tildado es «contrario a la convivencia» y «antagónico» a lo que «la mayoría de la sociedad catalana quiere».

La portavoz se apoyaba «en la hemeroteca», que también está plagada de virajes de Sánchez, para refrendar que está plagado de «leyes y medidas» donde se «consolida» el «diálogo constructivo».

Tres años y medio de legislatura

Alegría, en nombre del Gobierno, enmarcaba la propuesta en la «evidencia» de las «próximas elecciones», en referencia a los comicios adelantados al 12 de mayo. Incluso rebajaba a Aragonés, de presidente catalán, a mero «candidato». En varias ocasiones se refería al líder de ERC como «candidato Aragonés» y nunca como presidente, pese a que la propuesta la ha hecho de manera formal en el Palacio de la Generalidad.

La ministra portavoz también negaba que una propuesta así vaya a torcer la legislatura o vaya a ser el punto central de próximas negociaciones. «Nos quedan tres años y medio», prometía Alegría que terciaba que les quedan «muchas políticas que aprobar y aplicar», pese a que en el primer año de legislatura han renunciado a presentar los Presupuestos.

El caso Begoña Gómez

Esta rueda de prensa también ha sido inusual porque, tras semanas esquivando las preguntas de los medios sobre Begoña Gómez, un compañero de Onda Cero consiguió colar una cuestión sobre la mujer del presidente del Gobierno y sus relaciones con empresarios que luego resultan ser los padrinos de su máster.

«Humo, bulos e infamias«, aseguraba Alegría sobre la firma de Gómez en un documento apoyando a una UTE que luego consiguió una adjudicación en plena pandemia. «El procedimiento fue impecable, en política no cabe todo», añadía Alegría que acusaba al PP de «estar embarrando» y recordaba que «la oficina de Conflicto de Intereses», dependiente del Gobierno, «ha archivado hasta en dos ocasiones esta denuncia». Un decisión que el partido de Feijóo piensa recurrir ante la justicia.