Inicio Actualidad Un juez investiga si Vox vendió miles de décimos de lotería de...

Un juez investiga si Vox vendió miles de décimos de lotería de Navidad que no había comprado y que resultaron premiados

(Eldiario)

Un juzgado de Madrid investigará si Vox; y en concreto la cúpula formada por Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, Enrique Cabanas Burkhalter y Andrés Porta Monedero; vendió miles de participaciones del sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad de 2015 correspondientes a un número que en realidad no había comprado.

El partido ingresó 18.100 euros por la venta de estos décimos, que resultaron premiados en el sorteo pero que ningún afiliado pudo cobrar porque Vox no los tenía, tal y como se desprende de una denuncia contra el partido de la que informa Vozpópuli. Algunos afectados consideran que podría tratarse de un “delito de estafa”. Y sostienen que Javier Ortega Smith-Molina, número dos de Vox, admitió ante un grupo de afiliados que los décimos nunca se compraron.

Uno de los afectados interpuso una denuncia contra Vox y su cúpula en el Juzgado de Primera Instancia e Instruccion Número 3 de Cáceres, que, después de admitirla a trámite e incoar diligencias previas, se ha inhibido a favor del Juzgado Decano de Madrid. El caso está ahora a la espera de que se asigne en reparto a un juzgado de instrucción de la capital española. Ni Abascal, ni ningún otro dirigente de la formación están de momento imputados.

Según relata en el escrito el denunciante Diego López Ordóñez, ex secretario de la Gestora de Vox en Cáceres, los afiliados de Vox vendieron papeletas del número 93.815 en los distintos órganos provinciales del partido para después remitir el importe recaudado a la sede del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) en Madrid.

El 22 de diciembre, cuando el sorteo ya estaba iniciado, recibieron un correo electrónico en el que se les indicaba que el número con el que jugaban había sido sustituido por otro distinto: el 88.008.

Ninguna de las personas que compraron las papeletas habría recibido el dinero que les correspondía

El problema es que el número original, el 93.815, resultó agraciado en la pedrea (100 euros al décimo). Ninguna de las personas que compraron las papeletas recibieron el dinero del premio que teóricamente les correspondía. El partido había recaudado 18.100 euros de la venta de papeletas. Es el 2,6% del total de ingresos privados de Vox en 2015, que ascendieron a 689.092 euros, según consta en las cuentas de aquel año disponibles en su página web. Tres años después, algunas personas continúan reclamando su premio y pidiendo explicaciones a la formación por lo que, según consideran, podría incurrir en un “delito de estafa”.

Financiar al partido

Según consta en la denuncia, el Comité Ejecutivo Nacional de Vox, que por entonces ya estaba presidido por Abascal,emitió una serie de participaciones de Lotería Nacional del número 93.815. El objetivo era contribuir a mejorar la financiación del partido.

Las papeletas fueron distribuidas, según el documento, desde la Gerencia dirigida por Enrique Cabanas para su venta al público en general desde los órganos provinciales de Vox, entre los que se encontraba la Comisión Gestora Provincial de la formación en Cáceres, de la que el denunciante era secretario.

Las papeletas tenían un valor de cinco euros, de los que cuatro correspondían a participación en el sorteo y el restante se donaba para financiar Vox. Además de Cáceres, el número se vendió en Barcelona, Valencia, León Toledo y Ávila, entre otras provincias. El mismo día del sorteo, a las 10.25 horas, un correo de la dirección nacional les avisaba de una modificación en el número y les remitía a un anuncio publicado en un diario de tirada nacional para informar del cambio “por razones de exclusiva responsabilidad de la Administración de Lotería”.

El “error” del lotero

Según explican varias de las fuentes afectadas a este diario, Vox no hizo ninguna reclamación por el “error” que se le atribuía a la Administración de Lotería, que responde al nombre de Sota y Sol, S.L. y se ubica en el número 3 de la calle Salamanca, en San Fernando de Henares (Madrid). Además, destacan que en la contabilidad oficial de Vox no aparecen asientos contables relacionados con la adquisición y pago de los décimos de Lotería, tal y como ha comprobado también Vozpópuli.

Fuentes consultadas señalan que “Javier Ortega reconoció que el partido nunca compró los décimos y que se emitieron las participaciones sin disponer de ellos porque costaban 18.000 euros”

Por otro lado, las mismas fuentes señalan que en una reunión con afiliados del partido celebrada en Valencia en 2016, Ortega Smith, ya como secretario general de Vox, “reconoció que el partido nunca compró los décimos y que se emitieron las participaciones sin disponer de ellos porque costaban 18.000 euros”. “Peregrina excusa, cuando no delictiva por posible administración desleal”, apostillan.

Según la versión de Vox, consultado por este diario, el partido no incurrió en ninguna ilegalidad y “no jugaría con su imagen” por un monto de 18.000 euros. Así, fuentes oficiales del partido de Abascal defienden que la formación reservó lotería de Navidad en la citada administración, pero cuando fue a ejecutar la compra físicamente al local “unos días antes del sorteo”, el lotero había vendido una parte de ese número a otros clientes.

Acta notarial y anuncios en prensa

Ignacio Arsuaga y Santiago Abascal.

Ignacio Arsuaga y Santiago Abascal.

“Fuimos ajenos al error y así consta en el acta notarial que facilitamos a los afiliados y simpatizantes. No tenemos nada que ver con el error de venta de esos cupones”, insisten. Además, continúan, la Administración de Lotería “puso anuncios en prensa tres días antes del sorteo para avisar del cambio de número”. Según Vox, el partido tuvo “la mala suerte” de que tocó el premio, la pedrea, y, aunque reconoce que deberían haber devuelto ese dinero a los que compraron las papeletas, defiende que ese número no era el que finalmente se jugó.

El acta notarial a la que hacen referencia -y que se muestra al final del artículo- se puede consultar también en la web del partido. En ella, un mandatario, en representación de la administración de San Fernando de Henares, deja constancia de que la venta del número “encargado” inicialmente por el partido se vendió a terceros por un “error involuntario” y que Vox accedió a “reemplazarlo”.

Sin embargo, el denunciante cacereño destaca que, en ese caso, el partido debe disponer de justificantes bancarios de que esa compra se efectuó y, en caso de efectuarse, Vox debería contar con las papeletas del segundo número adquirido en reemplazo del primero. E insiste en que estas operaciones deberían estar reflejadas en las cuentas que aparecen en su portal de transparencia como “aprobadas”.

APLA: “Con antelación al sorteo”

Fuentes de la Federación-APLA: Asociación Profesional de Loterías y Apuestas, con sede en Barcelona, explican que cuando un socio reserva un número en una administración, esta debe garantizar con un documento que se lo guarda hasta una fecha estipulada.

Por otro lado, reconocen que los errores al vender lotería por parte de las administraciones son “comunes” y que para solventarlos hay que desarrollar medidas suficientes para aclarar el fallo como puede ser un acta notarial o anuncios en diversos medios, eso sí, “con suficiente antelación al sorteo”.

“La mejor prueba de que unos décimos que no han sido premiados se terminaron comprando es enseñarlos”, opinan. A la espera de conocer la conclusión del juez, lo cierto es que Vox no ha vuelto a vender Lotería de Navidad entre sus afiliados y simpatizantes.

Otro “error” en los anuncios de prensa

Según informó el partido en 2015 a todos los tenedores de participaciones del sorteo extraordinario de Navidad del 22 de diciembre de 2015, el número 93815 vendido por VOX fue sustituido por el 88008 de ese mismo sorteo, por razones de exclusiva responsabilidad de la Administración de Lotería.

“Asimismo este anuncio ha salido publicado en la edición nacional de los periódicos ‘La Razón’ y ‘El Mundo’”, explicaron.

Sin embargo, los afectados señalan que en el anuncio del diario ‘La Razón’ aparecía otro nuevo error y, en lugar de citar el número inicial que se iba a cambiar por el 88008, señalaban otro distinto: el 99815.

Fuente de la noticia