Un jugador juvenil del Club Natación Almería falló un penalti porque fue amenazado de muerte

La tensión en los partidos del fútbol juvenil español es muy alta. Aunque las categorías inferiores estén alejadas de los focos, se juegan cosas importantes y se viven situaciones límite. Eso sucedió en el duelo entre el Club Natación Almería y y el CD Tiro de Pichón, por la fecha 32 del grupo XIII de la la Liga Nacional de Juveniles, en el que un futbolista falló en penalti por miedo.

Al minuto 89 del encuentro, el árbitro cobró un penalti a favor del Almería y provocó la ira de los fanáticos del Tiro de Pichón, que necesitaba imperiosamente la victoria. El partido transcurría estaba 1-0 y el empate le quitaría dos puntos valiosos. Allí fue donde todo se salió de control. En las imágenes, se ve a varios aficionados que invaden el campo de juego y se oyen algunas amenazas, entre las que se destaca la siguiente: “Como no falle el penalti, ninguno va a salir vivo.”

Según informó la Voz de Almería, el árbitro escribió en el acta: “Un grupo de 20 aficionados que portaban camisetas del Tiro de Pichón saltaron al campo lanzando botellas de agua y golpeando a jugadores y cuerpo técnico del equipo local e, incluso, uno de esos aficionados me golpeó en la espalda”.

“Todos los aficionados tanto los que se encontraban en el terreno de juego como fuera de él nos amenazaron de muerte al equipo arbitral y al lanzador del penalti del equipo local si anotaba el gol”, añadió el colegiado.

Tras 15 minutos de suspensión, el jugador local decidió fallar el penal para evitar males mayores.

Juan Oñate, presidente de Tiro de Pichón, negó lo ocurrido en diálogo con Radio Marca Málaga y condenó cualquier acto de violencia: “Nadie amenazó de muerte al chico que iba a tirar el penalti, no había un grupo de hooligans allí presentes. Somos un club familiar y humilde. Es cierto que hubo jugadores nuestros que perdieron los papeles, pero no es cierto todo lo que se está diciendo”.

Loading...