Inicio Actualidad Un marido grabó y colgó en internet la agresión brutal que propinó...

Un marido grabó y colgó en internet la agresión brutal que propinó a su mujer en Marruecos

Salem Mohamed/ECS.- Una mujer marroquí natural de Tánger (Marruecos) fue atada antes de ser brutalmente agredida y grabada por su marido, que filmó la escena y la colgó en internet, según informa Afrik.

En el vídeo, que fue publicado a través de las redes sociales, se ve cómo un hombre agrede y golpea a una mujer joven atada por el cuello con un cinturón. Poco después tira al suelo a la víctima y se coloca encima de ella para propinarle más golpes contra el suelo, ante lo cual la joven, sin éxito, trata de evitar que el marido siga golpeando.

Según el digital Bladi, que cita un comunicado de prensa de la Dirección General de Seguridad Nacional de Marruecos (DGSN), todo comenzó cuando usuarios en redes sociales denunciaron la difusión de un vídeo de extrema violencia machista con una mujer atada y fuertemente golpeada por un hombre.

El rotativo especifica que el joven, con el pretexto de presunta infelicidad, «infligió ataques brutales a una mujer desnuda y atada». Así es como las autoridades marroquíes abordaron el asunto. La policía judicial de la ciudad de Tánger, en colaboración con los servicios de la Dirección General de Vigilancia Territorial (DGST), ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

El presunto autor se ha entregado en una comisaría de la policía e Tánger, ha informado el Departamento de Seguridad.

Las investigaciones, según el periódico marroquí, identificaron y arrestaron al acusado en Tánger. También se encuentra incolucrado el departamento judicial de Assilah donde se grabó la brutal escena. Esto permitió el arresto del acusado de 28 años. El hombre ha sido encarcelado.

La violencia contra las mujeres abunda en Marruecos. Un hecho que sorprendió, en 2016, cuando una mujer de 76 años murió después de ser violada por tres hombres. Un poco más tarde, especialmente en 2018, cuando una niña de 17 años fue secuestrada y violada durante dos meses por jóvenes de su pueblo de Oulad Ayad, cerca de Beni Mellal. Había resultado herida, tenía el cuerpo tatuado y tenía quemaduras de cigarrillo.